La psilocibina fue prohibida en Estados Unidos desde la década de 1960. (AP/ Richard Vogel) (semisquare-x3)
La psilocibina fue prohibida en Estados Unidos desde la década de 1960. (AP/ Richard Vogel)

Denver — Los votantes decidían el martes si Denver será la primera ciudad de Estados Unidos en despenalizar la psilocibina- la sustancia psicoactiva de los llamados “hongos mágicos”- y con ello añadir un nuevo capítulo al papel de la ciudad en el desarrollo de una política más amplia sobre las drogas.

Una iniciativa ciudadana que figura en las papeletas de votación siguió la misma táctica que tomaron los activistas en 2005 para despenalizar la posesión de marihuana en la ciudad.

A esa medida siguió la legalización de la marihuana en todo el estado en 2012. Entonces varios estados siguieron el ejemplo, permitiendo ampliamente el uso y venta de marihuana por parte de adultos.

Los organizadores de la campaña de despenalización de la psilocibina alegan que su única meta es mantener a la gente fuera de la cárcel en Denver por usar o poseer la sustancia para lidiar con depresión, ansiedad, estrés postraumático y otros males.

La iniciativa despenalizaría efectivamente el uso o la posesión de psilocibina por personas de 21 años o más, lo que la volvería la prioridad más baja para la policía y los fiscales. El proyecto no busca legalizar la psilocibina ni permitir su venta por parte de las empresas de cannabis.

Kevin Matthews, director de la campaña Decriminalize Denver (Despenalizar Denver), dijo que la psilocibina lo ha ayudado a lidiar con la depresión durante años.

“Esto no es algo que se deba tomar todos los días”, dijo el nativo de Denver, de 33 años. “Proporciona muchos beneficios duraderos, por semanas y meses después de una experiencia”, aseguró.

La psilocibina fue prohibida en Estados Unidos desde la década de 1960 y algunos investigadores advierten que sólo debe usarse bajo supervisión médica, pues puede provocar paranoia y ansiedad.

El gobierno federal clasifica la psilocibina como una droga de la Lista I, sin propósito médico y con un alto potencial de abuso.

Durante décadas, ese estatus ha obstaculizado la investigación sobre los usos médicos de la psilocibina, pero estudios pequeños y estrechamente supervisados en años recientes han encontrado que puede ayudar a tratar la ansiedad y la depresión en pacientes con cáncer.

Los usuarios han descrito haber visto colores vivos y patrones geométricos, y haber experimentado poderosas conexiones espirituales y emociones.


💬Ver 0 comentarios