Según las reglas de la Cámara de Representantes, generalmente es necesario que los miembros de las comisiones estén presentes físicamente para reunirse. (AP / Andrew Harnik)

Washington — Mientras el presidente Donald Trump sigue convocando a conferencias de prensa en la Casa Blanca, con todo y la pandemia del coronavirus, el Congreso de Estados Unidos busca cómo recuperar la voz. Los legisladores anhelan volver a tener la capacidad de interrogar públicamente a los funcionarios en las audiencias de sus comisiones y conversar entre los pasillos. Quieren hablar desde el pleno de la Cámara de Representantes y del Senado para que todos los estadounidenses, y la historia, los escuchen.

Sin un plan real que les permita reabrir el Capitolio en el corto plazo, los líderes del Congreso están considerando opciones propias del siglo XXI de legislar de forma remota y recuperar su viejo poder.

"Es la capacidad de ser una rama del gobierno", dijo la legisladora debutante Katie Porter, una demócrata por California.

Las divisiones son feroces, pero también lo es la sensación de lo que se está perdiendo. Todos los días, al tener que refugiarse en sus hogares, los legisladores ven su función pública visiblemente disminuida. Mientras aprueban sumas récord de ayuda contra la pandemia, tienen menos autoridad para supervisar las medidas y abordar los próximos pasos.

Es un desequilibrio de poder en Estados Unidos. Trump ofrece informes públicos diarios sin una respuesta contundente del Capitolio. "Este es un momento en el que la supervisión es realmente importante", dijo el representante demócrata Derek Kilmer.

Pero según las reglas de la Cámara de Representantes, generalmente es necesario que los miembros de las comisiones estén presentes físicamente para reunirse. Si bien varias comisiones han estado realizando sesiones informativas con funcionarios clave del gobierno de Trump, la mayoría está fuera de la vista del público.

Mientras la Cámara baja sopesa las opciones, un defensor de legislar a distancia, es el líder de la mayoría demócrata, Steny Hoyer, que usa FaceTime con sus nietos y ha sugerido que el Congreso haga lo mismo.

El trabajo de las comisiones es la prioridad, dijo a los periodistas después de que se reunió por primera vez un grupo de trabajo que revisa las alternativas de teletrabajo. "Necesitamos comisiones para actuar", dijo. "Incluso si no pueden venir a Washington".

Hoyer reconoció lo difícil que es para el Congreso cambiar sus formas de trabajo. Incluso durante el brote de gripe española de 1918, la Cámara de Representantes se reunió para votar. Pero esta es una "circunstancia extraordinaria", dijo. Espera nuevas noticias la próxima semana.

Porter, la demócrata por California, advierte que, si no se hacen cambios pronto, la rama legislativa de 535 miembros se reducirá en la práctica a sus líderes más visibles: "un Congreso de cuatro personas", dijo.

"La tecnología no es disruptiva frente a las ideas de los Fundadores" de la nación, afirmó.

"Limitar la tecnología es lo que está consolidando el poder en un pequeño número de personas", agregó, "que es lo que les preocupaba cuando crearon la Cámara de Representantes".


💬Ver 0 comentarios