Tom Perez, (semisquare-x3)
Tom Pérez dio un discurso durante una actividad de los demócratas en Florida. (AP)

Washington - El presidente del Partido Demócrata de Estados Unidos (DNC), Tom Pérez, apoyó la estadidad para Puerto Rico, en su carácter personal, en junio de 2017, a cambio de que los delegados demócratas estadistas de la isla respaldaran su elección en febrero de ese año, según un libro del periodista Ryan Grimm.

La publicación American Prospect hace alusión a esa parte del libro de Grimm para cuestionar la negativa del DNC de dedicar uno de los debates entre los precandidatos presidenciales exclusivamente al tema del cambio climático, como ha reclamado el exgobernador de Washington, Jay Inslee.

Puerto Rico, que se enfrenta desde septiembre de 2017 a las consecuencias de la catástrofe causada por el huracán María, es un claro ejemplo de los efectos que tiene el cambio climático, advierte la publicación, al criticar la decisión de Pérez y la dirección del DNC de no dedicar todo un debate a ese tema.

En su libro, “We’ve Got People: From Jesse Jackson to Alexandria Ocasio-Cortez, the End of Big Money and the Rise of a Movement”, Grimm sostuvo que después de lograr asumir la presidencia del Partido Demócrata de EE.UU. en Puerto Rico, el exsenador Charlie Rodríguez, ofreció a Pérez el respaldo de por lo menos cuatro de los delegados de la isla, todos entonces estadistas, a cambio de que se expresara a favor de que Puerto Rico sea un estado de EE.UU..

Antes de darle el voto a Pérez, los estadistas demócratas dialogaron con el entonces aspirante a la presidencia del DNC sobre la situación de “inferioridad política” de la isla y la convocatoria que hiciera entonces, en febrero de 2017, el gobierno de Puerto Rico a un plebiscito entre la estadidad y la soberanía política, libre asociación o independencia, según admitió entonces Rodríguez.

Ocho días después del plebiscito del 11 de junio de 2017, en el que en medio de un boicot de la oposición y una histórica baja participación electoral (23%), la estadidad obtuvo el 97% de los votos, Pérez emitió un comunicado de prensa apoyando la estadidad para la isla, en su carácter personal.

Más adelante, sin embargo, los presidentes de los partidos demócratas estatales y el DNC expresaron su respaldo a la estadidad. En una conferencia telefónica con la dirección del DNC,  el verano pasado, Pérez indicó que Washington D.C. será el estado 51 de EE.UU. y Puerto Rico el 52.

El artículo recuerda además la controversia sobre la elección de la nueva directiva estadista demócrata local, seleccionada en una reunión a la que solo asistieron activistas del Partido Nuevo Progresista (PNP) y que fue impugnada por militantes del Partido Popular Democrático (PPD) y el movimiento Bernie Sanders.

Aunque se elevó una impugnación ante el DNC, y luego El Nuevo Día reveló como uno de los jueces locales de la querella, Alvaro Cifuentes,  envió a Rodríguez borradores de la opinión que luego fue emitida, el caso fue desestimado por la dirección de la colectividad estadounidense.

Rodríguez, por su parte, expresó hoy que “la discusión del tema del status colonial de Puerto Rico y la estadidad siempre están presentes en todas nuestras conversaciones con líderes nacionales” estadounidenses. 

El exsenador sostuvo, no obstante, que los demócratas estadistas respaldaron a Pérez, quien fue secretario del Trabajo bajo la presidencia de Barack Obama, por ser el  “mejor candidato que representaba y representa los mejores intereses de Puerto Rico y la diversidad que caracteriza al Partido Demócrata Nacional”.

“El Partido Demócrata Nacional y Tom Pérez están en récord a favor de la admisión de Puerto Rico como estado mediante resolución aprobada por unanimidad en la reunión del DNC en octubre 2017 posterior a la elección de Tom Pérez… Esta resolución contó con el apoyo de todos los líderes demócratas en el DNC, incluyendo a los otros dos candidatos que aspiraron a la presidencia del DNC”, agregó Rodríguez. 

Para el portavoz del PPD en el Senado, Eduardo Bhatia, quien encabezó la impugnación de la elección de Rodríguez y su grupo, “da náusea” el DNC bajo la presidencia de Pérez.  “No tenía los votos para ganar la presidencia. (Pérez) hizo una alianza absoluta con el PNP para no solo apoyar la estadidad, sino que para sacar a todos los populares de cualquier posición de liderato”, dijo Bhatia, quien es precandidato del PPD a gobernador.

El senador Bhatia también cuestionó que el exsenador del PPD Roberto Prats entregara la dirección del Partido Demócrata de EE.UU., en la isla y abriera el paso a que los estadistas obtuvieran el control.

Recordó además la vinculación de Harold Ickes, quien a pesar de ser miembro del Comité de Reglas asesoró en el proceso de impugnación a los estadistas demócratas y se le enviaron algunos de los correos electrónicos de Cifuentes en aquel momento. “Siendo aliado incondicional de Hillary (Clinton), (Ickes) había montado la ofensiva para evitar que los progresistas dominaran el DNC”, sostuvo Bhatia.

Para Bhatia, el mal sabor que dejó todo ese proceso entre los populares se sintió en las elecciones legislativas de 2018, cuando considera que los populares se vieron menos inclinados a hacer campaña en Florida por el entonces senador Bill Nelson.  A su juicio, “las malas mañas” de Pérez quebraron el equilibrio de poder entre estadistas y populares en el Partido Demócrata de EE.UU. en la isla e influyeron en la derrota del senador Bill Nelson en Florida, por solo unos 10,000 votos.


💬Ver 0 comentarios