Anthony Fauci ofrece testimonio ante el Congreso de Estados Unidos. (AP)

Washington, D.C. – En una audiencia ante el Senado, los principales expertos del grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre el coronavirus reafirmaron hoy los graves riesgos de que se desate un mayor brote de esa enfermedad si gobiernos estatales y locales reabren precipitadamente la economía.

A su vez, descartaron que los avances en el suministro de pruebas de detección del novel virus esté lo suficientemente avanzado como para garantizarla a todo estudiante en Estados Unidos y sus territorios antes del inicio de las clases del próximo semestre escolar.

Antes de iniciar la audiencia del Comité de Salud del Senado estadounidense, en una declaración enviada al diario The New York Times, el epidemiólogo federal Anthony Fauci advirtió que reabrir la economía en jurisdicciones que no han demostrado una baja consecutiva de 14 días en casos de coronavirus- como ha ocurrido en varios estados-, provocará “sufrimiento y muertes innecesarias”.

“Mi preocupación es que comenzaremos a ver pequeños picos que luego se convertirán en brotes. Si eso ocurriera habrá un riesgo real de que se inicie un brote que no van a poder contener y que les hará retroceder en el camino hacia la recuperación económica… Las consecuencias podrían ser realmente graves”, dijo Fauci, al reiterarse en esos comentarios durante la sesión pública en la que - como los demás ponentes y varios de los senadores-, declaró a través de la internet.

Como Fauci también testificaron en la sesión el director del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, el secretario adjunto de Salud Pública, Brett Giroir, y el jefe de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), Stephen Hahn.

“Todos subestimamos cuán peligroso y mortal es este virus”, dijo el republicano Lamar Alexander (Tenesí), presidente del Comité de Salud del Senado y quien convocó a la audiencia bajo el título “Regreso al trabajo y a la escuela de forma segura”, en momentos en que los casos de coronavirus en Estados Unidos son más de 1.35 millones y las muertes superan las 80,900.

Alexander coincidió con los expertos del grupo de trabajo de la Casa Blanca que se requiere un abarcador sistema de pruebas, para poder dar confianza a los ciudadanos de que una nueva normalidad es posible.

No hay suficiente dinero para financiar que todo el mundo siga en casa indefinidamente”, dijo el senador republicano, en momentos en que los demócratas del Congreso presionan a favor de una nueva legislación de estímulo económico que se acerque a los cerca de $2.7 billones (trillions en inglés) ya asignados a través de cuatro proyectos de ley.

Con respecto al regreso a las clases presenciales, el epidemiólogo Fauci sostuvo que es una meta inalcanzable pensar que para el otoño se tendrá una vacuna o un tratamiento.

Fauci ha señalado que siendo optimista se podrá tener una vacuna en enero.

“El medicamento que ha demostrado algún grado de eficacia – el remdesivir-, (ha provocado una mejora) modesta y se trató de pacientes hospitalizados”, dijo.

Tanto Fauci como el secretario adjunto para Salud pública federal, Brett Giroir, indicaron que el nivel de confianza para el reinicio de las clases presenciales el semestre próximo – que en muchas jurisdicciones inicia en septiembre-, dependerá de la capacidad para hacer pruebas de contagio.

“La estrategia (de suministro de pruebas) va a depender de la propagación en la comunidad”, sostuvo el secretario Giroir, al indicar que en jurisdicciones con baja prevalencia lo más importante será poder reaccionar a cualquier nuevo caso.

Giroir anunció el lunes que distribuirán entre los gobiernos estatales 12.9 millones de pruebas de diagnóstico del virus.

Fauci, director del Instituto Nacional sobre Alergías y Enfermedades Infecciosas, subrayo que el éxito de la reapertura de la economía va a depender “de la habilidad y capacidad de responder a (nuevos) casos con una buena identificación (de las personas), aislamiento y el rastreo de contactos”.

A preguntas de la senadora demócrata Elizabeth Warren (Massachusetts), Fauci indicó que no se puede decir que en este momento Estados Unidos tenga el virus bajo control. “Vamos en la dirección correcta, pero eso no significa tenerlo bajo control”, sostuvo.

El demócrata Chris Murphy (Connecticut) cuestionó que la reapertura de estados y municipalidades se esté dando sin haberse aún aprobado las guías preliminares más extensas del CDC con recomendaciones para las autoridades locales.

Las guías fueron preparadas hace varias semanas por funcionarios del CDC y aunque fueron divulgadas públicamente por varios medios, la Casa Blanca -en momentos en que el presidente Donald Trump presiona a favor de la reapertura de los comercios-, las echó a un lado por considerarlas demasiado abarcadoras.

Presionado por Murphy, Redfield, el director de los CDC, solo pudo decir que espera publicarlas “pronto”.

Al abogar por la reapertura de las escuelas, el senador republicano Rand Paul (Kentucky), quien fue diagnosticado con el coronavirus, aludió al hecho de que es muy baja la tasa de prevalencia entre los niños.

Fauci sostuvo que los pocos casos de niños con síntomas del virus es un hecho, pero también advirtió sobre los 73 casos en Nueva York con la enfermedad de Kawasaki, que causa la inflamación de los vasos sanguíneos, que se presume puedan estar vinculado al contagio con el coronavirus.

“Hay mucho que no conocemos”, dijo Fauci, para también advertir que no se puede decir con certeza que las personas que han tenido el coronavirus han desarrollado inmunidad ante una segunda infección.

Como parte del interrogatorio del senador independiente Bernie Sanders (Vermont), el secretario Giroir y el jefe de la FDA indicaron que recomendarían que toda persona tenga acceso a la vacuna que se descubra en contra del coronavirus, independientemente de su nivel económico.


💬Ver 0 comentarios