DeSantis junto a Donald Trump. (AP)

Miami - El gobernador de Florida, Ron DeSantis, anunciará este miércoles el camino a seguir para la "lenta" apertura económica del estado, que a partir de mañana reabrirá los parques, marinas y campos de golf para esparcimiento de los floridanos en cuarentena.

DeSantis acompañó este martes al presidente Donald Trump en la rueda de prensa de la Casa Blanca sobre el nuevo coronavirus, en la que ambos se elogiaron mutuamente y el floridano anticipó que informará mañana sobre la reactivación económica del estado.

El gobernador y Trump, su padrino político, que han sido criticados por su respuesta ante la pandemia, entre otras por las carencias en el suministro de pruebas, defendieron casi en los mismos términos su trabajo y criticaron a la prensa.

"Todos en los medios de comunicación decían que Florida sería como Nueva York o Italia y eso no ha sucedido", dijo DeSantis.

El gobernador, que decretó el cierre de Florida durante un mes a partir del pasado 1 de abril bajo presiones de varios sectores, reiteró en la Oficina Oval que la reactivación económica va a ser metódica, lenta y sin prisas.

"Creo que podremos dar un pequeño paso. Lo abordaremos de una manera muy medida, reflexiva y basada en datos. Eso es lo que la mayoría de las personas en todo el estado están buscando", dijo el republicano.

Con 32,846 contagios y 1,171 muertes en toda Florida, las autoridades de los condados sureños de Miami-Dade, Broward y Palm Beach, los más afectados, se preparan para abrir mañana los parques, las marinas y los campos de golf.

El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, dijo este martes que a partir de las 6 de la mañana estarán abiertos estos espacios, pero con una "capacidad limitada" de personas, que deberán cumplir con el distanciamiento de 6 pies (1,82 metros) y mantener la boca y la nariz tapadas.

Palm Beach, "La capital del golf" y sede de Mar-a-Lago, el club privado de Trump, un visitante frecuente durante el invierno, abrirá también sus clubes y campos a los golfistas tras un receso de 34 días.

Entre las restricciones de estos campos tanto públicos como privados están el pago del derecho de juego solo a través de internet, el cierre de los espacios que no sean estrictamente los de juego y limitaciones de pasajeros en los carritos que transportan a los jugadores.

El reto de las playas y autobuses

Los gobiernos de Miami-Dade, Broward y Palm Beach, en los que hasta ahora se han confirmado con pruebas 19,582 casos, de los que han sido mortales 676, advirtieron que las playas "no" se incluyen dentro de los parques.

El alcalde de Miami Beach, Dan Gelber, ha anticipado que las playas de esa ciudad no abrirán antes de junio, por la "pesadilla" que será hacer cumplir el distanciamiento social.

Gelber ha dicho que no quiere convertirse en una Jacksonville, en alusión a la apertura de estas playas del norte de Florida el pasado 17 de abril, con la llegada inmediata de una muchedumbre de visitantes.

Por otro lado, la apertura tiene preocupados a los operarios del transporte público de Miami-Dade, condado que cuenta con unos 2.7 millones de habitantes, que se han quejado de la falta de provisiones de elementos de protección y de los fallos para el cumplimiento del distanciamiento social.

El sindicato de operarios, que presentó en días pasados una demanda judicial contra la administración, creó en las redes sociales el reto de subirse a estos autobuses y trenes y no morir, #RideNotDie, e incluso desafió a la propia directora de transporte del condado, Alice Bravo, a hacerlo.

Aumentan las muertes

Mientras los planes de apertura avanzan, las muertes no se detienen, con 83 más y 708 nuevos contagios en las últimas 24 horas, según los datos oficiales actualizados de este martes.

Las hospitalizaciones subieron a 5,222 y las pruebas realizadas en todo el estado, en las que se basan los datos del Departamento de Salud de Florida, han llegado a 368,651, con un porcentaje de 8.9 % de resultados positivos.

Según el Departamento de Salud, hasta la fecha se han realizado 81,924 pruebas en Miami-Dade, la mayoría en los centros instalados en distintos lugares para tomar muestras de las personas sin necesidad de que se bajen de sus automóviles, lo que permite evitar el contacto físico entre ellas.

Este martes se habilitó el primero para personas que no tienen vehículo, en la iglesia católica Holy Family, en la ciudad de North Miami.

Un centenar de personas que hizo cita previa acudió hoy a pie a la iglesia con máscaras y cumpliendo el distanciamiento social para hacerse la prueba del nuevo coronavirus.

En estos días se ha empezado a hacer pruebas a personas que dieron positivo y quieren saber si se han librado del virus y a los asintomáticos, en este caso mediante pruebas de anticuerpos.


💬Ver 0 comentarios