Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Ana Cruz, coordinadora de la Oficina de Asistencia Local para Hispanos (HOLA, por sus siglas en inglés) de la Ciudad de Orlando. (José Javier Pérez)

Orlando, Florida – El flujo continuo de puertorriqueños a la Florida central ha activado la cuenta regresiva de una bomba de tiempo que podría comenzar a detonar cuando a este estado se le agoten las ya limitadas alternativas que tiene para ofrecer vivienda accesible a los cientos de boricuas que llegan aquí a diario, huyendo de la devastación en la Isla.

“Apenas tenemos vivienda”, dijo Ana Cruz, coordinadora de la Oficina de Asistencia Local para Hispanos (HOLA, por sus siglas en inglés) de la Ciudad de Orlando.

Cada año, se aceptan aproximadamente 4,000 solicitudes para los programas de vivienda social. “Ya todo está lleno y hay una lista de espera de cerca de 10,000”, agrego la funcionaria.

La ecuacion se complica considerando que cada día llegan a Orlando 2,000 personas en vuelos desde Puerto Rico, dijo el representante del estado de la Florida, el puertorriqueño Bob Cortés.

De hecho, le legislador adelanto que está evaluando ideas para someter pronto alguna legislación para lidiar con este asunto que, si no se atiende pronto, le supondrá un gran dolor de cabeza a las autoridades de esta ciudad y de todo el estado, reconoció. 

Cortés y otros funcionarios gubernamentales de Florida han estimado que, al menos 100,000 puertorriqueños llegarán a este estado desplazados por los daños que el huracán dejó en la Isla.  

Hasta ayer, 4,642 personas y 1,274 familias habían sido atendidos en el Centro de Asistencia para Desastres que se instaló en el primer piso del Terminal A de este aeropuerto. Antier la cifra fue de 3,168 personas y 842 familias. Este es un lugar a donde los boricuas que llegan refugiándose de la devastación causada por el huracán pueden buscar ayuda, y en una sola visita pueden recibir ayuda de FEMA, Medicaid, asistencia para comprar alimentos y hasta sacar una licencia de conducir provisional por seis meses.

Aparte de este, existen dos centros similares en el aeropuerto de Miami y en el puerto marítimo de Port Everglades en esa misma ciudad.

“Pero por cada boricua que llega, hay dos o tres que no se están contando” comentó Cortés para dramatizar la intensidad de esta ola migratoria empujada por el caos que persiste en la Isla tras el fenómeno natural. 

Está llegando tanta gente al centro de asistencia de Orlando que sus operaciones serán mudadas a un espacio más s grande en una nueva terminal que recién se construyó en del Aeropuerto Internacional de Orlando, adelantó la coordinadora de HOLA.

“ Y vendrán más luego que el presidente (Donald) Trump dijera que las ayudas federales para Puerto Rico no serán  permanentes”, comentó por su parte el representante del Distrito 43 John Cortés quien se encontraba HOY en el aeropuerto observando la operación del Centro de Asistencia para Desastres.

Misión de apoyo

Cada vez que aterriza en Orlando un avión que llega desde Puerto Rico, voluntarios de la Iglesia Calvary City interceptan a los pasajeros agitando un pequeño rotuló para anunciarles de la existencia del Centro de Asistencia para Desastres un piso más abajo.

“Muchos no saben que se están ofreciendo estos servicios y se van sin buscar ayuda”, dijo Gabriel Salguero, pastor de esa congregación. “No sólo les avisamos que existe, sino que los acompañamos y escoltamos hasta el mismo centro para que busquen las ayudas que necesitan”, agregó.

“Orlando no estaba listo para esta oleada de gente llegando y la iglesia hace los que la iglesia sabe hacer, que es ayudar trayendo alimentos, ropa, lo que haga falta porque son nuestra gente”, dijo el ministro.


💬Ver 0 comentarios