El creador de la obra "Hamilton" se unió a la marcha en contra de Rosselló en la Union Square, en Nueva York.

Manhattan, Nueva York - En la cuidad de los mil sonidos, de pronto un coro retumbaba, “¿Y cuándo, cuándo, cuándo es? Ahora, ahora, ahora es” y “Ricky renuncia y llévate a la Junta”.

Decenas de puertorriqueños de Nueva York, con banderas en mano y una gama de pancartas, se congregaron hoy en Union Square, en Manhattan, para su segunda manifestación en solidaridad a las protestas en Puerto Rico que exigen la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló.

Manifestaciones como esta y las que ocurren en la isla y diversas localidades fuera del país se dan tras la filtración del chat en el que el mandatario y miembros de su administración discutían asuntos políticos entre burlas y palabras soeces e insultos misóginos y homofóbicos contra políticos, periodistas, artistas, entre otros.

Las 889 páginas del chat de Telegram, reveladas por el Centro de Periodismo Investigativo de Puerto Rico, trascendieron tras el arresto de exfuncionarios de la administración de Rosselló y contratistas por presunto fraude y lavado de dinero.

El dramaturgo y actor de raíces puertorriqueñas Lin-Manuel Miranda se unió a la protesta en Manhattan y un mar de gente, entre seguidores y prensa, lo acorraló.

“La gente de Puerto Rico ‘are the leaders here’. Rosselló perdió la confianza de la gente. ‘We are here to support them’ y a dejarles saber que no están solos, que la diáspora está con ellos”, le dijo Miranda a El Nuevo Día.

Aparte de su padre Luis A. Miranda, el dramaturgo estaba acompañado de la expresidenta del Concejo Municipal de Nueva York, Melissa Mark Viverito. Una de las pancartas en la manifestación -que leía “Puta sí, corrupta no”- se hacía eco del insulto que le lanzó el gobernador Rosselló a Mark Viverito, como trascendió en el chat.

“La diáspora también lo exige: renuncia”, “Renuncia, you are a shame” y “Te burlaste de nuestros muertos” eran algunas de las pancartas que los manifestantes exhibían como parte de su protesta tan colectiva como individual.

"Es importante que la diáspora esté presente y se una en solidaridad a lo que está pasando en Puerto Rico porque nos importa mucho lo que pasa en la isla y lo que le pasa a nuestra gente porque de ahí es donde venimos; no importa si llevamos aquí 50 años o un año," expresó Raphael Agosto Miranda, portavoz del grupo New York Boricua Resistance, una de las entidades que convocó la manifestación, junto al Colectivo Puertorriqueña en Resistencia.

Lillian González, que sostenía con fuerza una pancarta que representaba un Rosselló temeroso acompañado de una lista que lo identifica como “misógino”, “macharrán”, “mentiroso” y “corrupto”, entre otros calificativos, llevaba días viendo las noticias y contó que se sentía “hopeless” (sin esperanza).

“Estoy aquí para no sentirme como que no estoy sentada haciendo nada”, dijo la sanjuanera de 24 años que llegó en junio pasado a NYC a realizar un internado.

Otro de los puertorriqueños de la clase artística presente en la nutrida protesta era el actor Ismael Cruz Córdova.

“Represento una parte del pueblo que siempre se le ha dado de codo: los del campo, los de ‘la isla’. Estamos unidos para alzarnos como una voz al decir que nos merecemos respeto”, nos dijo Cruz Córdova haciendo alusión a puertorriqueños dentro y fuera de la isla que, a su juicio, provienen de trasfondos de privilegio y han desdeñado lo que otros puertorriqueños han vivido y sentido durante décadas.

Al momento de escribir esta nota, la manifestación transcurría sin contratiempos.

Como en tantas otras ocasiones, los puertorriqueños en Nueva York no titubearon en salir a la calle porque en su protesta no existe distancia geográfica alguna. El coraje y la frustración evidenciados en consignas, conversaciones y pancartas, al menos por unas horas, recibieron el abrazo de la solidaridad en esta casa lejos de casa.

Mientras tanto, por segundo día consecutivo hubo una manifestación de puertorriqueños indignados con el gobernador Ricardo Rosselló frente a las oficinas del gobierno de Puerto Rico en Washington.

Pese a una amenaza de tormenta, varios miembros de la diáspora y algunos residentes de Puerto Rico que están de visita corearon “RickyRenuncia” y expresaron solidaridad con la multitudinaria marcha que se desarrollaba a la misma hora en San Juan.

La protesta luego se trasladó hasta los alrededores de la Casa Blanca.

Protesta en la Casa Banca.



💬Ver 0 comentarios