Según un estudio, estos pueden sufrir complicaciones a causa del virus.

Apesar de las medidas de aislamiento social y de las cuarentenas estrictas que impusieron algunos países frente a la pandemia de coronavirus (COVID-19), los jóvenes estadounidenses desoyeron las advertencias y se agolparon en las playas del estado de Florida, Estados Unidos

Con playas públicas cerradas y bares y restaurantes que dejan de atender a las 11 de la noche, los "spring breakers", como se conocen a los jóvenes que celebran la llegada de la primavera, se mantienen al margen de las medidas de prevención.

"No me voy a preocupar si me contagio de coronavirus. Al final de todo, nada va a detener mis ganas de fiesta", dijo Brady Sluder, un spring-breaker de Ohio, entrevistado por Reuters.

Por su parte, Brianna Leeder, cree que las medidas son demasiado drásticas. "Están arruinando mis vacaciones. No hay nada para hacer, están cerrando todo. Es muy exagerado lo que está pasando", dijo la joven sobre las medidas de contención.

"Lo que están haciendo es malo y queremos que nos devuelvan el dinero. Este virus no es tan grave, hay cosas más importantes, como el hambre y la pobreza", dijo Atlantis Walker, otro joven de 21 años de Indiana, frustrado por el cierre de playas y bares.

En Miami Beach y Fort Lauderdale se bloquearon los accesos a las playas públicas, y las autoridades no descartan aplicar multas y arrestos para las personas que no cumplan con las restricciones. "Los cierres de playas no tienen antecedentes, pero es una situación necesaria", dijo Dean Trantalis, alcalde de Fort Lauderdale.


💬Ver 0 comentarios