Kayleigh McEnany durante su primera conferencia de prensa. (AP)

Washington - La nueva portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, rompió el silencio de más de un año de sus antecesoras y este viernes celebró la primera rueda de prensa en este tiempo.

"Nunca les mentiría, tienen mi palabra sobre eso", afirmó McEnany, quien dijo que está evaluando celebrar ruedas de prensa frecuentemente, pero que todavía no se ha tomado una decisión al respecto.

En su comparecencia, McEnany se mantuvo firme y defendió los postulados del presidente, Donald Trump, quien este jueves amenazó a China con aranceles en castigo a lo que considera que ha sido un mal manejo de la pandemia.

No obstante, al principio McEnany, que acudió vestida de oscuro con una cadena dorada al cuello de la que pendía una cruz, parecía estar nerviosa, ya que se le trabaron varias palabras.

Antes de hacerle preguntas, los periodistas le dieron la "bienvenida" al podio de sala de prensa.

Se trata de la primera vez que un portavoz de la Casa Blanca aparece ante los periodistas en una rueda de prensa desde el 11 de marzo de 2019, cuando la que fue la segunda portavoz de la Presidencia de Trump, Sarah Huckabee Sanders, hizo su última comparecencia.

McEnany sustituyó en el cargo el 7 de abril a Stephanie Grisham, quien marcó un récord al no ofrecer ninguna conferencia de prensa durante sus menos de diez meses en el cargo.

Este jueves, en una conversación informal, un grupo de periodistas preguntó a McEnany si planeaba volver a celebrar ruedas de prensa de manera diaria, ante lo que ella respondió: "Nunca digas nunca".

Unas horas después, el director de redes sociales de la Casa Blanca, Dan Scavino, anunció en Twitter que McEnany usaría el viernes la sala de prensa de la mansión presidencial para responder a las preguntas de los reporteros.

Durante décadas, las conferencias de prensa de la Casa Blanca se celebraron de manera diaria y pasaron a formar parte de la rutina de los periodistas de Washington.

Sin embargo, Trump está poco interesado en delegar en portavoces o en explicar los matices de sus ideas y se ha empeñado en ser su propio portavoz a través de Twitter, donde a menudo hace anuncios de envergadura sin consultar antes a su equipo.

Además, el mandatario tiene una relación hostil con la prensa que le hace popular entre su base de votantes y que ha desembocado en sonados enfrentamientos con algunos periodistas, como el reportero de la CNN Jim Acosta, al que ordenó retirar la credencial de prensa en 2018, aunque luego tuvo que volver a entregársela.

McEnany, de 32 años, es la cuarta portavoz del mandatario en sus poco más de tres años en el poder.

Ejerció durante un año como portavoz de la campaña de reelección de Trump y se ha caracterizado por ser una defensora incombustible del presidente, lo que le ha llevado en ocasiones a faltar a la verdad o a hacer promesas imprudentes, como cuando pronosticó que el coronavirus no llegaría nunca a EE.UU., donde actualmente hay más de un millón de casos.EFE News


💬Ver 0 comentarios