Daniel Pantaleo, el policía de Nueva York acusado en el caso de un hombre negro que murió asfixiado cuando era detenido. (AP/Eduardo Muñoz Alvarez)

Nueva York — Después de cinco años de investigaciones y protestas, el departamento de policía de Nueva York despidió al agente que estuvo involucrado en la muerte por asfixia de Eric Garner, cuyos gritos de muerte provocaron un debate nacional sobre el uso de la fuerza policial.

Con base en una reciente recomendación de un juez del departamento disciplinario, Daniel Pantaleo, quien es blanco, fue cesado de la fuerza policial, dijo el comisionado James O'Neill en conferencia de prensa el lunes. Es claro que Pantaleo “no puede ya ejercer cabalmente sus funciones como policía de la ciudad de Nueva York”.

“Nadie puede hacer desaparecer las decisiones que tomamos en la vida”, dijo O’Neill, “especialmente cuando llevan a la muerte de otro ser humano”.

Al preguntar si el alcalde Bill de Blasio lo presionó, O’Neill dijo que el despido fue su decisión. “Esta es una decisión que corresponde al comisionado policial”, dijo, y agregó que la muerte de Eric Garner es una “tragedia irreversible” que “debe tener consecuencias”.

El caso causó conmoción en todo el país y el grito de “I can’t breathe” (“No puedo respirar”) lanzado por el hombre al forcejear con el policía se convirtió en un lema para activistas de la lucha por la igualdad de razas y la justicia social.

Numerosas protestas e investigaciones policiales siguieron al caso de la muerte de Garner, quien forcejeó con el policía que trataba de arrestarlo por vender cigarrillos ilegalmente en Staten Island.

La muerte de Garner fue captada en video. Las grabaciones llevaron a años de protestas y a llamados de activistas y políticos para que Pantaleo sea despedido. Las autoridades municipales, sin embargo, insistían en que no podían tomar medida alguna hasta que las investigaciones concluyan.

La hija de Garner, Emerald Snipes Garner, agradeció a O’Neill “por hacer lo correcto”. Dijo que exhorta a los legisladores a hacer un delito estatal y federal, no sólo una violación administrativa, agarrar a alguien por el cuello.

No debería estar parada aquí con mi hermano, sin padre”, dijo. “Fue despedido, pero la lucha no ha terminado”.


💬Ver 0 comentarios