Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Ron Mikulaco, derecha, y su sobrino Brad Fernandez examinan una grieta causada por un sismo sobre la carretera 178 el sábado en las afueras de Ridgecrest, California. (AP/Marcio Jose Sanchez)

Ridgecrest, California— Las autoridades del sur de California expresaron alivio el sábado de que los daños y heridos no fueron tan graves como se pensaba después del sismo de magnitud 7.1 que sacudió la región, pero expresaron preocupación por la posibilidad de réplicas fuertes en los próximos días y semanas.


💬Ver 0 comentarios