Nancy Pelosi. (AP)

Washington – Los republicanos y demócratas del Congreso buscan esta noche destrancar las diferencias que complican acordar un gigantesco proyecto de estímulo económico por el cual el gobierno federal mitigue, por lo menos durante las próximas 10 o 12 semanas, la emergencia que causa el coronavirus.

En momentos en que los republicanos tenían en cuarentena a cinco de sus senadores, uno de ellos, Rand Paul (Kentucky) por dar positivo al virus, la mayoría del Senado – que normalmente es de 53 a 47-, no pudo anoche, en un primer intento, avanzar su propia legislación.

La votación quedó 47 a 47, lo que reflejó la necesidad de seguir negociando.

A media tarde, la speaker Nancy Pelosi dijo que la mayoría demócrata de la Cámara baja presentaría su versión de un proyecto de estímulo económico, si no había un acuerdo con el liderato republicano y la Casa Blanca.

Desde el viernes, el liderato del Congreso y la Casa Blanca trata de tener listo un proyecto de consenso que – incluiría a Puerto Rico- para enviar cheques a los ciudadanos, otorgar asistencia a hospitales, pequeñas empresas, aerolíneas y otras corporaciones estadounidenses.

“Ambos lados han trabajado duro”, indicó el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell.

El secretario del Tesoro de EE.UU., Steve Mnuchin, afirmó que la esperanza es poder hacer depósitos directos de hasta $1,200 a una mayoría de los individuos, durante la primera semana de abril. Los detalles dependerán de las negociaciones finales en el Congreso.

Mnuchin hizo claro, en una entrevista con la cadena FOX, que el esfuerzo iba dirigido a lograr que el proyecto estuviera acordado antes de que abrieran hoy los mercados financieros, y aprobarlo, por lo menos en el Senado, antes de que cerrara la jornada del lunes en Wall Street.

El secretario Mnuchin sostuvo que, en medio de la paralización de amplios sectores de la economía, la intención es que los ciudadanos reciban asistencia por medio del “cheque federal”, un mejor acceso al programa de desempleo y fondos para las pequeñas y medianas empresas retener empleados.

Los estimados de los negociadores del Congreso son que el costo del proyecto de estímulo económico pudiera estar entre los $1.6 billones (trillions) y $2 billones.

Hasta hoy, las autoridades habían confirmado cerca de 32,000 casos y más de 400 muertes a causa del coronavirus, provocando que siete estados – California, Nueva York, Illinois, Ohio, Nueva Jersey, Connecticut, Luisiana-, que tienen casi un tercio de la población de EE.UU., hayan emitido mandatos para la amplia mayoría de sus ciudadanos quedarse en casa.

El presidente Donald Trump ha indicado que la crisis puede durar hasta julio o agosto, y un plan del gobierno federal, con fecha del 13 de marzo, advirtió que la pandemia quizá se extienda 18 meses, ante la falta de una vacuna contra el virus.

Ni Trump ni el secretario Mnuchin han descartado un segundo proyecto de estímulo económico más adelante en el semestre.

La legislación de estímulo económico puede incluir $350,000 millones en incentivos para las pequeñas empresas retener empleados y tener acceso a préstamos que pudieran no tener que ser repagados, según las negociaciones que desarrollan los comités de Pequeñas Empresas, que presiden el senador Marco Rubio (Florida) y la congresista demócrata Nydia Velázquez (Nueva York).

Los demócratas y republicanos aún tienen que afinar detalles como los requisitos para otorgar un subsidio a los patronos para que retengan a sus empleados.

Según fuentes legislativas, un punto clave de desacuerdo es la intención de los republicanos del Senado de dejar en manos del Secretario del Tesoro la distribución a corporaciones de un fondo de emergencia de $425,000 millones. “Le quieren dar un cheque en blanco a Wall Street con dinero de los contribuyentes”, indicó el senador demócrata Sherrod Brown (Ohio).

La medida republicana ha contemplado, además, un subsidio de $50,000 millones para las aerolíneas.

Los hospitales, por su parte, han reclamado un rescate de $100,000 millones, en medio de la falta de equipo médico, como ventiladores, y de protección personal, como mascarillas y guantes.

El líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York), sostuvo que se necesita un Plan Marshall para los hospitales.

“El gobierno federal debe nacionalizar la adquisición de suministros médicos”, dijo, por su parte, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, cuyos expertos proyectan que entre el 40% y el 80% de su población se infectará con el virus, por lo que la tarea es frenar el incremento de casos para que no se abrume el sistema de salud.

En su conferencia de prensa de hoy, el presidente Trump dijo que enviarán estaciones médicas a California, Nueva York y el estado de Washington, tres de los cuatro estados con más casos de coronavirus.

Este fin de semana, Trump declaró zonas de desastre a Nueva York y el estado de Washington.

El Pentágono enviará esta semana a Nueva York el barco hospital USNS Comfort, que estuvo en Puerto Rico tras el huracán María, y a Los Ángeles el USNS Mercy, para auxiliar en el acceso a camas para las personas infectadas con el virus.


💬Ver 0 comentarios