Kelly Makowski usa un protector facial para protegerse del coronavirus mientras recolecta alimentos para ella y su madre de 66 años en un comedor establecido por World Central Kitchen en Baltimore, Maryland. (AP)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

Washington - Gobernadores y funcionarios locales en Estados Unidos comienzan a implantar, en la mayoría de los casos, una muy pequeña y gradual apertura de los comercios, en medio de la emergencia que ha causado el coronavirus, aunque varios han advertido que mantendrán las restricciones durante el mes de mayo.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, reafirmó hoy que la orden de quedarse en casa seguirá vigente en su estado – el epicentro de esta emergencia en Estados Unidos- hasta el 15 de mayo, aunque luego prevé la de ciertos negocios en las regiones menos impactadas por el novel virus.

Cuomo indicó que los primeros negocios que habían sido declarados no esenciales en volver a operar serán la construcción y manufactura.

Prevé que dos semanas después – para finales de mayo- se hará una evaluación de la situación y las propias empresas deberán presentarle ideas al gobierno sobre cómo van a operar buscando evitar la propagación del llamado COVID-19, que ha causado la muerte de más de 54,400 personas en Estados Unidos.

Hasta esta tarde, los casos de coronavirus eran sobre 957,000 en Estados Unidos, más de 200,000 de ellos en la última semana, según los datos que provee la Universidad Johns Hopkins.

Nueva York ha mostrado una baja en el número de hospitalizaciones y casos positivos de coronavirus. Según el gobernador Cuomo, el sábado murieron en su estado 367 personas, el número más bajo de este mes. Hasta el sábado, en Nueva York habían muerto sobre 16,966 personas.

El sábado, Nueva York reportó 1,087 nuevas hospitalizaciones de personas contagiadas con el coronavirus. Se trató del décimo día consecutivo en que el estado registró una baja en las hospitalizaciones relacionadas al virus.

Las guías de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan una reducción de 14 días en las hospitalizaciones antes de comenzar a levantar las restricciones.

Mientras, el grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre el coronavirus ha sugerido una reducción de 14 días en los casos positivos antes de pasar a una primera etapa en que se suavicen las órdenes de quedarse en casa.

En Florida, aunque alcaldes han reabierto playas, el gobernador Ron DeSantis mantiene la orden de quedarse en casa hasta el jueves. Por el momento, tiene un grupo de trabajo estudiando cómo hacer una apertura gradual y por áreas.

No obstante, hay localidades muy impactadas por el virus, como Miami-Dade-, que seguirán tomando sus propias decisiones.

El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, como Nueva York otro de los estados más duramente impactados por los casos de coronavirus, mantiene de forma indefinida la orden a los ciudadanos para quedarse en casa.

Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut, Pensilvania, Rhode Island y Delaware han indicado que tomarán decisiones de forma coordinada.

El gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, dijo que, a partir del 8 de mayo, pueden reanudarse ciertas actividades, pero las empresas deben mantener en lo posible el trabajo remoto, y las escuelas seguir funcionando a distancia.

Para ese entonces, todavía estarán prohibidas reuniones de 25 personas o más, el comercio al detal debería funcionar entregando sus productos fuera del negocio y los restaurantes y bares solo podrán dar servicio para llevar o por entregas a domicilio.

Desde el viernes, el gobernador de Illinois, J.B Pritzker, extendió hasta el 31 de mayo la orden para los ciudadanos quedarse en casa. Por tres días consecutivos, Illinois ha tenido más de 2,000 nuevos casos, para acercarse a los 44,000.

Pero, las autoridades médicas confían haber alcanzado el viernes el mayor número de casos, 2,700, de esta etapa de la propagación del virus y que ahora estén comenzado a ver el aplanamiento de la curva. El sábado el total de casos fueron 2,126.

El gobernador de Connecticut, Ned Lamont, por su parte, mantuvo hasta el 20 de mayo la orden para los ciudadanos permanecer en sus casas, excepto para buscar u ofrecer los servicios esenciales autorizados por el estado.

Georgia fue de los primeros en abrir negocios que estaban cerrados y su gobernador, el republicano Brian Kemp, uno de los que más críticas ha recibido, por autorizar la reapertura de barberías, salones de masajes y estudios de hacer tatuaje.

En Tenesí, el gobernador Bill Lee va a autorizar que mañana reabran restaurantes y negocios de venta al detal, pero condicionados a que funcionen a un 50% de la capacidad que tienen para recibir público. Lee, sin embargo, sostuvo que no todas las industrias van a poder reabrir de forma inmediata.

A partir del viernes, el gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, permitirá que vuelvan a operar los negocios que ofrecen cuidado personal, como las barberías, pero deberán operar por citas y limitar el acceso a su interior.

Stitt sostuvo que la semana siguiente, bajo estrictas medidas de distanciamiento social y protocolos de salubridad, podrán reabrir los comedores de restaurantes, cines y gimnasios.

El alcalde de Oklahoma City, el republicano David Holt, sostuvo que, aunque pudiera imponer medidas más restrictivas, piensa que la decisión del gobernador le deja poco espacio de maniobra. “Si las otras comunidades tienen unas normas diferentes y tratamos de tener nuestras propias formas de hacerlo no va a haber un beneficio de salud pública”, indicó Holt, entrevistado en CNN.

En Texas, el gobernador Gregg Abott anunciará mañana como reabrir por etapas su estado, aunque desde el viernes autorizó que los comercios de venta al detal puedan ofrecer sus productos entregándolos fuera del establecimiento. También ha permitido que se reanuden las cirugías electivas en los hospitales.

California mantiene de forma indefinida la orden para la gente quedarse en casa, aunque autoriza las cirugías electivas.

El gobernador de Colorado, Jared Polis, indicó que a partir de mañana la orden de quedarse en casa entra en la etapa de “es más seguro estar en casa”. Desde mañana, los detallistas podrán ofrecer sus productos, entregándolos en la puerta a sus clientes, y las cirugías electivas pueden volver a programarse.

La zona de la capital estadounidense, por su parte, mantiene sus restricciones en pie, pues tanto Washington D.C., como Virginia y Maryland han tenido un incremento de casos positivos durante las pasadas dos semanas.

En Washington D.C., la orden de cierre se extiende hasta el 15 de mayo, mientras en Virginia y Maryland los mandatos para la gente quedarse en casa expiran el 8 y 10 de mayo, respectivamente.


💬Ver 0 comentarios