El SNM adelantó que mañana prevalecerá el mismo patrón de lluvias que hoy. (GFR Media)

El Servicio Nacional de Meteorología (SNM) anticipó fuertes aguaceros y tronadas para sectores del noroeste y norte central de Puerto Rico durante esta tarde debido a la combinación de los efectos locales y una vaguada en los niveles altos de la atmósfera.

De acuerdo con el meteorólogo Gabriel Lojero, las lluvias podrían provocar inundaciones urbanas y de riachuelos, ya que los aguaceros se moverían lentamente por el flujo de viento leve que prevalece hoy.

“La actividad de lluvia para esta tarde es debido a que tenemos un flujo de viento del sur-sureste y a la combinación del calor diurno, los efectos locales y una vaguada en la altura que va a ayudar al desarrollo de lluvias y tronadas", detalló a El Nuevo Día.

Precisó que los aguaceros se desarollarían hasta altas horas de la tarde, por lo que se espera que las condiciones del tiempo mejoren durante la noche.

“Mañana repetimos el mismo proceso, pero la lluvia podría ser más generalizada porque aumenta la humedad y tenemos todavía la vaguada. También favorecería a los municipios del norte y oeste de la isla", adelantó.

En cuanto a las temperaturas, Lojero dijo que se mantendrán en los bajos 90 grados Fahrenheit con un índice de calor que podría alcanzar los 100 grados. No obstante, explicó que todo dependerá de la cantidad de nubosidad por las lluvias.

De igual forma, el experto advirtió a los ciudadanos que existe un riesgo alto de corrientes marinas peligrosas a través de todas las playas del norte de la isla producto de la marejada asociada al huracán Paulette que se desplaza sobre aguas del Atlántico.

Indicó que el oleaje se mantiene entre cinco a siete pies, por lo que está vigente una advertencia para operadores de embarcaciones pequeñas hasta esta noche.

Actividad ciclónica

Por otra parte, Lojero celebró que, aunque el Atlántico permanece bastante activo por el desarollo de varios sistemas tropicales, ninguno representa amenaza para Puerto Rico.

Indicó que la depresión tropical 20 que se formó ayer se moverá sobre aguas abiertas del Atlántico hasta convertirse en huracán.

“Ya tenemos un sistema desarollado como depresión tropical y el pronóstico lo que hace es que lo lleva hacia el noroeste, sobre las aguas abiertas del Atlántico. Las soluciones de los diferentes modelos concuerdan en que esa será la trayectoria", estableció.

Dijo que a medida que este sistema se vaya moviendo, Puerto Rico podría recibir otra marejada que afecte las condiciones marítimas.

“Al momento, la buena noticia es que hay tantos sistemas, pero ninguno de ellos representa amenaza al Caribe, pero hay que bajar la guardia porque estamos en el pleno pico de la temporada de huracanes y tenemos que seguir obervando las soluciones de los modelos para ver si hay cambios", acotó.