Con el paso del tiempo, los roles que juegan los negocios y empresas en la sociedad han cambiado dramáticamente a nivel global y Puerto Rico no es la excepción. (Suministrada)

El chief executive officer (CEO), en español, el principal oficial ejecutivo o director ejecutivo, es la persona encargada de dirigir todos los departamentos de una empresa, incluyendo sus empleados, y establecer las líneas estratégicas de la compañía. Es, en otras palabras, el líder y máximo representante de esa empresa. Lo que significa que tiene toda la responsabilidad de llevar la gestión correcta del negocio, el fortalecimiento y el cumplimiento de los valores y los objetivos puestos como base.

En momentos como los que estamos viviendo, en donde hay grandes cambios sociales y económicos en la isla, el rol del CEO es crucial, ya que está encargado de crear iniciativas para poder aportar positivamente a la comunidad.

“Es extremadamente importante y esencial que los CEO de empresas en Puerto Rico tomen un rol activo en los temas sociales que día a día nos impactan a todos. Es una responsabilidad indelegable que demuestra carácter y compromiso por parte del ejecutivo”, indicó Carlos López-Lay, presidente y CEO de Bella Group. “Puerto Rico necesita mayor participación por parte de los CEO y, desde mi perspectiva, no existe ninguna justificación o excusa para no hacerlo. La gran mayoría de las personas que trabajan para empresas donde el CEO es un activista social, además de apoyarlo y ayudarlo, se convierten en participantes activos, multiplicando el beneficio que esto trae a la comunidad”.

En el caso de López-Lay, la clave de propulsar iniciativas sociales van mucho más allá de sacar algún tipo de beneficio para la empresa. “En mi caso, he asumido esa obligación a través de distintos esfuerzos de responsabilidad social que apoyan a la juventud de Puerto Rico, la educación y las posibilidades de progreso. También he asumido posturas en torno al quehacer político, social y económico del país”, añadió López-Lay, quien propulsó la iniciativa #yonomequito. “Muchas veces me han cuestionado por qué lo hago, mi respuesta es sencilla, ¿si yo no lo hago, quién va a hacerlo por mis hijos, por los hijos de mi equipo de trabajo? A través de diversos esfuerzos he visto cómo nuestro equipo de trabajo se motiva para aportar a mejorar la condición política, económica y social de nuestra comunidad. Quizás, ver que cuentan con un líder, los motiva y les da el espacio para luchar por un mejor país, pero también ellos me inspiran a mí a continuar aportando y luchando por un mejor Puerto Rico”.

Otra de las responsabilidades que debe tener un CEO tiene que ver con la toma de decisiones difíciles que, a la larga, tendrán un impacto directo en cómo la empresa interactúa en la comunidad. “Ser líder es un privilegio, por el puesto que se ejerce, se tiene la oportunidad de manejar los activos de una organización, no solo en el aspecto financiero, sino también en el aspecto del talento humano. Cada CEO tiene el reto y la oportunidad de impactar todos los días todo lo que hacemos, a través de la gente que son las que ejecutan las estrategias del negocio. Por tanto, involucrarse en los aspectos sociales y económicos, hace una gran diferencia a la hora de transformar y lograr cambios socioeconómicos”, indicó Félix García Barreto, presidente y CEO de Ikon Group. “Definitivamente, esto no se hace en el vacío, ni es un receptáculo de prender y apagar. Hay que tomar, en ocasiones, decisiones difíciles, que mucha veces no se aceptan, pero se entenderán con el tiempo, si se logra el resultado esperado y se le comunica a la gente, para que ese proceso de transformación no cree incertidumbre. Los empleados de una empresa, sobre todo el equipo gerencial, son espejo de su CEO, por eso, es tan importante una visión y ejecución clara y transparente para lograr cambios trascendentales”.

Cambio de roles

Con el paso del tiempo, los roles que juegan los negocios y empresas en la sociedad han cambiado dramáticamente a nivel global y Puerto Rico no es la excepción. Esta transformación también ha llevado a que la expectativa que tiene la sociedad de los CEO también haya cambiado. Esto se ve reflejado en el estudio The CEO Report, creado por la Saïd Business School de la Universidad de Oxford, en Inglaterra, luego de consultar con 150 CEO alrededor del mundo.

El reporte indica que el rol de los CEO se han convertido en uno más complejo al tener que lidiar con accionistas cada vez más vocales, por lo que se requiere un nuevo pensamiento. Además de eso, para priorizar, delegar y administrar su energía de manera efectiva, los CEO deben estar igualmente en sintonía con la velocidad, el alcance y la importancia de cada desafío que enfrentan.

El informe también señaló que la anticipación de cómo, cuándo y por qué diferentes contextos pueden interactuar para interrumpir una organización, requiere del desarrollo de una “inteligencia de onda” (ripple intelligence), que no es otra cosa que un sistema de alerta temprana de un CEO. Visualizar las interacciones de eventos simultáneos, como ondas en un estanque, puede ayudar a los líderes a esperar lo inesperado y, por lo tanto, estar más preparados para aprovechar las oportunidades.

Por otro lado, al enfrentar una presión incesante por los cambios, los CEO consideran que la adaptabilidad es una obligación, por lo tanto, corren el riesgo de exagerar su sentido personal de propósito y su autenticidad. No obstante, los CEO pueden adaptarse de manera auténtica a través de una mejor definición y alineación del propósito personal y organizacional.

Por su parte, el reporte también deduce que, para mantener su ventaja en tiempos de complejidad y cambio, los CEO se comprometen a una renovación sostenida, buscando continuamente formas de reactivar su propio desarrollo en los “ciclos de vida” del crecimiento personal.

Por último, según el estudio de la Universidad de Oxford, los potenciales CEO del futuro tendrán que tener una experiencia educativa sólida (en administración de empresas, finanzas y recursos humanos, entre otros), pero a medida que pase el tiempo, las habilidades suaves (adaptabilidad, actitud, comunicación, pensamiento creativo, ética de trabajo, trabajo en equipo, trabajo en red, toma de decisiones, positivismo, gestión del tiempo, motivación, flexibilidad, resolución de problemas, pensamiento crítico y resolución de conflictos) serán imperativas. Todo esto ayudará a que tanto la empresa, como sus empleados, puedan también ser piezas clave en la presencia y el beneficio que se verá reflejada en la sociedad y las comunidades más cercanas de las compañías.

Habilidades claves que debe tener un CEO

El estudio The CEO Report logró identificar 10 habilidades que los CEO necesitan cultivar para poder hacer exitosamente su trabajo. Esto es clave y redunda en el éxito que este pueda tener a largo plazo en el negocio. Estas son:

1. Honestidad: Es la única manera de lograr que un equipo trabaje con ganas y en la misma dirección, por lo que un CEO debe ser claro y honesto, de forma que sus acciones sean consecuentes con sus palabras.

2. Capacidad de motivar a otros: El primer paso es que el equipo completo entienda qué está haciendo, esté motivado y crea realmente en el valor añadido que supone para la compañía o los clientes.

3. Ser un buen comunicador: No hay liderazgo sin buenas habilidades comunicativas.

4. Espíritu de equipo: Un CEO debe ser consciente de que ninguna operación la cierra él solo. Un buen jefe es aquel que logra que personas corrientes tengan rendimientos extraordinarios.

5. Perspectiva a largo plazo: La visión de futuro es un rasgo esencial que debe caracterizar a todo buen CEO. No se puede permitir el lujo de olvidar cuál es su verdadera meta.

6. Enfoque al cliente: Un buen CEO debe ser consciente de que el centro de todo es el cliente. Debe saber analizar y comprender el pensamiento, los hábitos y el comportamiento de sus clientes potenciales y actuar orientado al servicio.

7. Pasión: La pasión debe ser el motor de cada movimiento de un CEO, ya que no existe otra forma de afrontar un trabajo tan exigente con entusiasmo y optimismo.

8. Sentido de la responsabilidad: El compromiso con la compañía debe ser absoluto y tan capaz de responsabilizarse de los fallos cometidos como de celebrar los éxitos.

9. Espíritu emprendedor: Un CEO es, ante todo, un líder, por lo que debe estar pensando constantemente en nuevos enfoques y soluciones originales. Ser creativo e innovador es fundamental para mejorar la productividad, la eficiencia y la cultura de la empresa.

10. Curiosidad natural: Debe ser una persona con sed de conocimiento, que no se conforma ni cree que lo sabe todo, sino que siempre está ávido de saber más.


💬Ver 0 comentarios