Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Hillary Clinton convocó el domingo a una reunión en Detroit organizada por la Unión Internacional de Empleados de Servicio, para promover alzas al salario mínimo. (AP)
Las fiestas para ver los resultados, los trajes sastre, los globos, los cócteles teñidos de azul, el vértigo, la sensación histórica, las proyecciones electorales que mostraban que Hillary Clinton seguramente derrotaría a Donald Trump ahora son para los demócratas las evocadoras postales de un mundo crédulo y prelapsario.

Por Sarah Lyall

💬Ver comentarios