Donald Trump se ha dedicado a sembrar desconfianza entre la población sobre la capacidad del Servicio Postal de poder entregar, lo que se espera, serán millones de papeletas. (The Associated Press)

WashingtonEl presidente Donald Trump admitió hoy, jueves, que se opone a otorgarle fondos al Servicio Postal (USPS) porque la falta de dinero para sus operaciones reduciría su capacidad para enviar y entregar las papeletas de votación que, se espera, aumente significativamente a causa de la pandemia de COVID-19.

Trump reiteró, nuevamente, que la intención de los demócratas es insistir en el voto universal por correo y predijo, sin mostrar evidencia alguna, que la acción desembocará en una situación de fraude electoral masivo en los comicios generales del 3 de noviembre.

El mandatario dijo, durante un entrevista con Fox Business, que entre los puntos de discordia del nuevo paquete de ayuda económica por la pandemia de los demócratas se encuentra el pedido de miles de millones de dólares para asistir a los estados en la protección de las elecciones y en ayudar a los empleados del correo a procesar las papeletas.

Trump dijo en el programa “Mornings with María” que “necesitan ese dinero para que las oficinas de correo puedan trabajar y entregar las millones de papeletas. Pero si no reciben esos fondos, eso significaría que no puedes tener voto universal por correo, pues no estarían equipados para tenerlo (cumplir con la entrega”.

Trump se ha dedicado a sembrar desconfianza entre la población sobre la capacidad del Servicio Postal de poder entregar, lo que se espera, serán millones de papeletas. El nuevo director del Servicio Postal Louis DeJoy, quien ha donado cifras significativas de dinero a la campaña de Trump y otros republicanos, ha autorizado cambios operacionales que han retrasado la entrega del correo en los Estados Unidos.

Para los demócratas, la reacción de Trump fue una clara admisión de que su intención es restringir el derecho al voto.

“El Presidente de los Estados Unidos está saboteando un servicio básico del cual dependen millones de personas porque quiere privar al pueblo americano de su derecho fundamental de votar de una forma segura durante la crisis de salud más catastrófica en más de 100 años”, indicó el candidato presidencial demócrata y ex vicepresidente, Joe Biden.

“Ellos quieren $3,500,000,000 millones para algo que resultará ser fraudulento (el voto por correo). Básicamente, eso es dinero de las elecciones”, dijo Trump durante la entrevista telefónica.

Los demócratas solicitan $10,000,000,000 millones para el Servicio Postal como parte del nuevo paquete de ayuda federal en respuesta a la pandemia. Originalmente, los demócratas solicitaron $25,000,000,000 millones para la dependencia.

DeJoy, quien asumió las riendas del Servicio Postal en junio, ha dicho que la agencia se encuentra en una posición económica insostenible, pero reiteró que puede manejar las elecciones de noviembre. DeJoy es el primer director general del Servicio Postal en casi dos décadas que no ha sido un empleado de la dependencia.

Memorandos obtenidos por The Associated Press muestra que el liderato del Servicio Postal ha intentado eliminar pagos de tiempo extra y detener la entrega de correo tarde en la noche, medidas a las que se oponen los empleados y los gremios que los representan. La gerencia también ha recortado las horas de trabajo en los correos, incluyendo reducciones de horas los sábados y en los periodos para almorzar.

Los demócratas, mediante una carta enviada el pasado míercoles, alertando a DeJoy que los oficiales de elecciones estatales tendrían que recurrir a utilizar correo de primera clase, un servicio más costoso, para garantizar que se le de prioridad a la entrega de las papeletas.

David Partenheimer, portavoz del Servicio Postal, indicó mediante comunicación escrita que “ciertas fechas límite relacionadas al voto por correo podrían ser incompatibles con los estándares de entrega del Servicio Postal”, en especial si los oficiales estatales no desean pagar por servicio de primera clase.

Por su parte, Judy Beard, directora legislativa y política de la Unión Americana de Trabajadores del Correo, sostuvo que los empleados están listos para entregar las papeletas.

“Sabemos, en definitiva, que el Presidente está completamente equivocado en cuanto al voto por correo”, resaltó Beard.