Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Allen Minish, muestra lesiones en la cabeza de Minish mientras se recupera en un hospital de Anchorage, Alaska, tras ser atacado por un oso pardo.
Allen Minish, muestra lesiones en la cabeza de Minish mientras se recupera en un hospital de Anchorage, Alaska, tras ser atacado por un oso pardo. (The Associated Press)

Anchorage, Alaska — Allen Minish estaba solo e inspeccionando tierras para una inmobiliaria en una zona boscosa y remota de Alaska, ingresando algunos números en su unidad GPS, cuando levantó el rostro y vio a un gran oso pardo caminando a unos 9 metros (30 pies) de él.

💬Ver comentarios