Maico Olivares, organizador del empadronamiento de votantes latinos en Arizona, usa el teléfono y la computadora para tratar de llegar a unas 25 personas por día, el jueves 6 de agosto de 2020 en Phoenix. (Ross D. Franklin)

Washington - El director de inteligencia de Estados Unidos expresó el viernes preocupación sobre interferencia en las elecciones del 2020 por parte de Rusia, China e Irán.

Las agencias de inteligencia estadounidenses han concluido que China espera que el presidente Donald Trump no gane la reelección; Rusia está trabajando para denigrar al candidato demócrata Joe Biden, e Irán busca debilitar las instituciones democráticas, dijo Bill Evanina, director del Centro Nacional de Seguridad y Contrainteligencia.

En una declaración, Evanina proveyó la más reciente evaluación de la inteligencia estadounidense sobre las amenazas a las elecciones de noviembre.

"Muchos elementos extranjeros tienen una preferencia sobre quién gane las elecciones, lo que expresan a través de una serie de declaraciones abiertas y privadas; los intentos encubiertos de influir son más raros", dijo Evanina. "Principalmente estamos preocupados por la actividad actual y potencial de China, Rusia e Irán".

China considera a Trump “impredecible” y no quiere que sea reelecto, dijo Evanina. China ha estado expandiendo sus iniciativas de influencia con vistas a las elecciones de noviembre con la intención de dar forma a las políticas de Estados Unidos y presionar a figuras políticas que considera opuestas a Beijing, agregó.

"Aunque China va a continuar sopesando los riesgos y beneficios de una acción agresiva, su retórica pública en los últimos meses se ha vuelto cada vez más crítica de la respuesta del gobierno actual al COVID-19, el cierre del consulado chino en Houston y otros asuntos", escribió.

Sobre Rusia, funcionarios de inteligencia consideran que Moscú está trabajando para “denigrar” a Biden y lo que considera una postura antirrusa entre sus partidarios, dijo Evanina. Agregó que eso se alinearía con las críticas de Moscú a Biden cuando éste era vicepresidente por su papel en las políticas hacia Ucrania y su respaldo a la oposición dentro de Rusia.

Respecto a Irán, dijo que el gobierno en Teherán busca minar las instituciones democráticas estadounidenses y a Trump, además de dividir al país antes de las elecciones.

“Los esfuerzos de Irán en ese sentido probablemente se centrarán en la influencia en internet, como la diseminación de desinformación en redes sociales y reciclando contenido antiestadounidense”, escribió Evanina. “La motivación de Teherán para esas actividades está impulsada, en parte, por una percepción de que la reelección del presidente Trump resultaría en la continuación de las presiones de Estados Unidos sobre Irán para fomentar un cambio de régimen”.