Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. (AP)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. (AP)

Washington - La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) confirmó hoy que por la declaración de emergencia federal,  la intervención de su oficina en la crisis causada por los recientes terremotos en Puerto Rico tiene un límite financiero de $5 millones.

Ese tope puede excederse si el presidente de EE.UU. lo requiere, por haber un riesgo continuo e inmediato a la vida, la propiedad, salud y seguridad pública. 

Según FEMA exceder el límite es común. Al hacerlo, sin embargo, el presidente de EE.UU. deberá presentar "un informe al Congreso sobre la naturaleza y el alcance de los requisitos de asistencia en emergencias".

No será hasta que el presidente Donald Trump suscriba una declaración de zona de desastre –como la solicitada el sábado por la gobernadora Wanda Vázquez Garced-, que FEMA podrá comenzar a ofrecer asistencia individual y reembolsos a los gobiernos locales por los gastos de emergencia en que han incurrido en los últimos días.

Bajo la declaración de emergencia que firmó la semana pasada Trump, FEMA tiene autoridad para “identificar, movilizar y proveer, a su discreción, equipo y recursos necesarios para aliviar los impactos de la emergencia”, proteger vidas y la seguridad pública.

Al pedir la declaración de zona de desastre, la gobernadora indicó que los daños preliminares causados por los terremotos se estimaban el sábado en $110 millones. Pero, alcaldes de municipios del sur han ofrecido cifras que colocan ese estimado en por lo menos $460 millones.

Junto a la declaración de emergencia de Trump que ha permitido la intervención de FEMA, el Departamento de Salud de Estados Unidos también declaró una emergencia en Puerto Rico en el área sanitaria.