Más de 30 personas han muerto en Texas debido a la ola de frío, incluyendo a personas que fallecieron por intoxicación con monóxido de carbono al usar automóviles o motores de combustión interna para mantenerse calientes durante el apagón. (The Associated Press)

Dos empresas proveedoras de energía eléctrica en Texas fueron acusadas de negligencia criminal en una demanda por 100 millones de dólares derivada de la muerte de un niño latino durante la ola de frío que azotó al estado la pasada semana durante la tormenta invernal, reportaron este lunes medios de prensa.

La madre de Cristian Pavón Pineda, de 11 años, presentó la demanda por homicidio culposo en la Corte de Distrito del Condado Jefferson contra las compañías Electric Reliability Council of Texas (ERCOT) y Entergy Corporation.

Maria Pineda alega que las firmas “pusieron las ganancias por encima del bienestar de las personas” al ignorar recomendaciones de acondicionar para temperaturas invernales la red eléctrica, la cual presentó la semana pasada una falla que dejó a más de cuatro millones de personas sin electricidad.

“Pese a tener conocimiento del funesto pronóstico meteorológico con al menos una semana de anticipación, y de que el sistema llevaba más de una década sin estar preparado, ERCOT y Entergy no emprendieron ninguna acción preventiva que pudiera haber evitado la crisis”, asevera la demanda.

El abogado de la familia, Tony Buzbee, dijo a la cadena ABC News que Cristian “no murió por otra razón que las decisiones corporativas”.

“Hay muchas decisiones que se tomaron hace mucho tiempo que condujeron a la muerte de este joven. Eso es inaceptable”, declaró.

Cristian murió el martes de la semana pasada en la casa rodante de su familia en Conroe, un suburbio de Houston, mientras estaba en cama con su hermano de tres años bajo numerosos cobertores tratando de mantenerse calientes, de acuerdo con la demanda. La vivienda se había quedado sin electricidad y sin calefacción.

El estudiante de primaria, quien emigró a Estados Unidos con su familia hace dos años, era un niño saludable que un día antes de su muerte estaba jugando con la nieve por primera vez en su vida, dijo María Pineda al periódico Houston Chronicle.

Al hallar a su hijo inmóvil, la mujer llamó al número de emergencias 911 mientras trataba de administrar resucitación cardiopulmonar, dice la demanda.

Si bien la familia alega que el menor murió congelado, la causa oficial del deceso está aún por ser determinada en la autopsia, según el Departamento de Policía de Conroe.

Más de 30 personas han muerto en Texas debido a la ola de frío, incluyendo a personas que fallecieron por intoxicación con monóxido de carbono al usar automóviles o motores de combustión interna para mantenerse calientes durante el apagón.

💬Ver comentarios