Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El religioso Scott Holmer se sienta desde esta semana en el aparcamiento de su parroquia en la ciudad de Bowie para escuchar confesiones. (Agencia EFE)
El religioso Scott Holmer se sienta desde esta semana en el aparcamiento de su parroquia en la ciudad de Bowie para escuchar confesiones. (Agencia EFE) (Agencia EFE)

Washington. - Un sacerdote del estado de Maryland ha decidido ayudar a sus feligreses a confesarse, pese al coronavirus, y ha puesto en marcha un sistema para que los fieles puedan arrepentirse de sus pecados desde el automóvil, imitando así las ventanillas de muchos restaurantes de comida rápida, como McDonald's.