Un "cherry bomb" o cuarto de dinamita.
Un "cherry bomb" o cuarto de dinamita. (Archivo)

El Senado aprobó hoy, martes, en votación unánime, un proyecto de ley que busca frenar el despliegue de pirotecnia ilegal, que en esta Despedida de Año ocasionó la muerte a un joven en Caguas.

El Proyecto del Senado 502 fue radicado en agosto de 2021 por el senador independiente José Vargas Vidot a petición de grupos defensores y rescatadores de animales, que también son afectados por el estruendo de estos explosivos.

La pieza legislativa, que pasa al escrutinio de la Cámara de Representantes, propone derogar la Ley 83 de 1963 para que se reglamente y se prohíba la fabricación, venta, comercialización, tenencia, distribución, el uso público o privado, uso libre y sin control de artificios de pirotecnia en todo Puerto Rico, con el objetivo de proteger la salud física y emocional de los ciudadanos, proteger el ambiente y prevenir la crueldad animal.

La medida cambia la forma del gobierno fiscalizar la pirotecnia, ya que según la ley vigente se mide por la cantidad de pólvora que contenga el artefacto explosivo, mientras ahora, lo que se prohibiría es que un producto no emita un sonido de más de 20 decibeles.

“Esta ley se limita a toda pirotecnia y artefacto que lo que produzca sea algo luminoso y un pequeño sonido de 20 decibeles. Todo lo demás sería ilegal”, declaró el senador y presidente de la Comisión de Seguridad Pública y Asuntos del Veterano, Henry Neumann Zayas, quien evaluó la medida y rindió un informe positivo.

Neumann Zayas indicó que la violación al propuesto estatuto constituirá un delito menos grave con penas de multas que oscilan entre $1,000 a $5,000 y para compañías manufactureras, que venden y distribuyen estos artefactos, las multas son desde $5,000 hasta $10,000.

Reconoció que la fiscalización de la medida es difícil, sobre todo en momentos en que ha habido una merma de policías.

“Esta es una de esas medidas que todo el mundo quiere, pero la fiscalización es difícil. Un 31 de diciembre la Policía tiene el plato lleno porque tiene que atender las balas al aire, pero nuestra responsabilidad es reconocer el problema y legislar para eliminarla”, sostuvo el legislador novoprogresista.

Dijo que la Policía “fue la única organización” que se opuso a la pieza legislativa porque “le cambia la forma y manera en que ellos han trabajado con la pirotecnia”. Explicó que según la ley vigente de 1963 para que un artefacto de pirotecnia sea ilegal depende de la cantidad de pólvora “y ellos alegan que la medida trabaja con decibles y que no son expertos en medir sonido”. Tanto el Negociado de la Policía como el Departamento de Seguridad Pública objetaron la medida en un memorial enviado a la comisión legislativa.

El senador indicó que se comunicará “con algún compañero” en la Cámara para “que se asegure la aprobación del proyecto 502 y llegue al despacho del gobernador Pedro Pierluisi.

“La noche del primero de enero fue algo nunca antes visto en Puerto Rico en términos de la cantidad de pirotecnia utilizada, de las nuevas modalidades de estos productos y del daño sufrido en la población. La entrada de pirotecnia a través de los muelles es incontrolable y no existe fiscalización del gobierno para evitar su entrada”, expresó Neumann Zayas, quien presentó al pleno el informe de la medida comenzando con un recuento cronológico de los incidentes ocurridos.

El mal uso de estos detonantes de pólvora en las festividades de bienvenida al 2022, cobró la vida del joven de 21 años, Jared Rodríguez Calderón mientras manipulaba un mortero y también dejó al menos dos heridos -un adulto de 39 años, en Caguas y un menor de 20 años, en Juana Díaz, que sufrió laceraciones en un ojo por un cohete. El año pasado también se registró otra muerte de un hombre de 55 años, en Moca.

“Este año muchas familias perdieron a sus mascotas y los animalitos no pueden entender por qué los seres humanos se explotan en un día en que deben estar celebrando. En las calles hay mesas a orillas de la carretera vendiendo (pirotecnia ilegal) y hay hasta personas con uniformes comprando, lo he visto yo”, consignó, por su parte, Vargas Vidot.

La medida en su exposición de motivos sostiene que los artículos de pirotecnia ilegal ingresan al país en su mayoría oculta en furgones “a través del puerto pasando desapercibida, teniendo poco o ningún control de fiscalización en su entrada”.

El texto de la pieza legislativa documenta el daño que la pirotecnia provoca en los animales, quienes al no saber de dónde vienen los ruidos exagerados, les generan taquicardia, temblores, falta de aire, náuseas, aturdimiento, pérdida de control, miedo, ataques de pánico, ataques del corazón, babeo excesivo, ladridos constantes, escarban para escapar y/o la muerte.

“Todos conocemos las horribles historias de familiares y/o amigos que pasan la despedida de año escondidos en el baño de sus casas con sus mascotas. Otros optan por darles tranquilizantes recetados por médicos veterinarios a sus mascotas para que no sufran los efectos que causa la pirotecnia”, sostiene la pieza legislativa.

Reza el informe que la medida recibió el apoyo de varias organizaciones y personas defensoras de animales, así como del Colegio de Médicos Veterinarios, que calificó de “encomiable” el que se limite sonido producido por pirotecnia a 20 decibeles.

También favorecieron la pieza legislativa las organizaciones: Investigadores Crueldad Animal Inc., Federación Protectora de Animales, The Pitbull World Association, Grupo AVATMA y el Movimiento Social Pro Bienestar Animal.

El Senado recesó sus trabajos hasta el miércoles, 19 de enero.

💬Ver comentarios