Es la primera vez que Luis Santiago, a la izquierda, y Trey May, a la derecha, experimentan un presunto altercado homofóbico. (Suministrada)

La pareja gay que denunció ser expulsada el pasado domingo de un negocio en Orocovis tras bailar juntos una canción, agradeció este martes el apoyo, así como las muestras de cariño y respeto que han recibido desde que se supo del incidente durante el día de ayer.

Luis Enrique Santiago y Trey May denunciaron en redes sociales el supuesto acto homofóbico del cual fueron víctimas en el negocio Gyro’s Samplers Bar, en el mencionado municipio, para exponer lo que reconocieron como una “problemática social de señalamientos e insultos a la comunidad LGBTT”.

“Hicimos el ‘post’ por la falta de respeto que recibimos. Desde entonces, amistades y familiares nos han apoyado. De hecho, puertorriqueños nos han contactado para ir a otros lugares con nosotros y pasarla bien. Hemos salido a la calle y la gente nos conoce. Lo más que hemos recibido es apoyo”, contó Luis Santiago, en entrevista telefónica con El Nuevo Día.

La pareja no descartó aprovechar los acercamientos que han recibido de activistas de la comunidad LGBTT para realizar algún tipo de esfuerzo con el que utilicen la experiencia que tuvieron para llevar un mensaje de aceptación, valentía y amor propio.

“Aprovecho para decirle a esos jóvenes que se sienten incómodos que se quieran a sí mismos y que sepan que no están solos. El apoyo que mi pareja y yo hemos recibido luego de esto ha sido inmenso y lo seguimos recibiendo. Que sean ellos, que se amen. Que amen a su familia que son los primeros que los defienden”, invitó Santiago.

Luis se encontraba con su pareja, Trey May, su hermana, su mamá y un amigo en el mencionado negocio como parte de un recorrido por el área central de la isla para que “Trey disfrutara, porque es su segunda vez (de visita) en Puerto Rico”, indicó.

Dijo que llevaban una hora en el negocio bailando. Durante ese tiempo, expresó que nadie les reclamó por bailar, ni tampoco se les señaló por utilizar un cigarrillo electrónico en las instalaciones. Esta última fue una de las razones que brindó la gerencia del negocio para justificar el acto de pedir a la pareja que se fuera del negocio.

Este medio solicitó una reacción a la gerencia de Gyro’s Samplers Bar a través de mensaje de texto y en su página de Facebook, pero no habían contestado.

“Yo llevaba bailando ya tres canciones con mi mamá. Había orquesta en vivo. De repente estoy bailando con mi hermana y Trey con Kelvin (su amigo). Mi hermana golpeó, mientras bailaba, a un cliente que se encontraba en la barra del negocio, pero se disculpó y el hombre aceptó la disculpa”, narró Santiago.

Fue entonces que, de acuerdo a Santiago, un empleados que estaba detrás de la barra le hace señas a Trey y Kelvin para que paren de bailar.

“Es ahí cuando Kelvin pregunta: ‘¿qué pasa, no entiendo?’. Y el señor viene y le dice que dos hombres no pueden bailar juntos que solamente una mujer y un hombre, porque sino le dañamos la imagen del negocio”, añadió.

En una entrevista con Noticentro, la gerencia del negocio negó el acto homofóbico. Por su parte, resaltaron que le habían advertido a la familia que no podían utilizar un cigarrillo electrónico y que no podían bailar en el área en la que se encontraban (cercano a la barra).

Al mismo tiempo, presentaron pietaje de las cámaras de seguridad donde, presuntamente, quedó captado el momento en que ocurrió la “agresión” a un cliente, como reconocieron en el reportaje.

Tras los hechos, la gerencia pidió disculpas, mediante la página de Facebook del local.

“Nuestra intención JAMAS ha sido el ofender a NINGUNA persona. Todos los clientes que han tenido la oportunidad de visitarnos saben de primera mano como es el trato que damos día a día. Pedimos DISCULPAS grandemente a los clientes afectados en el día de hoy y les expresamos que estamos abiertos al diálogo con ellos en específico”, reza el mensaje.

La pareja manifestó que el incidente marcó sus vidas, pues es la primera vez que sufren una experiencia como esa.

De hecho, la familia de Luis, por parte de padre, así como algunos miembros de su familia por parte de madre desconocían que era homosexual. El incidente, sostuvo, le llenó de suficiente valentía como para dejar a un lado el temor y dar un paso al frente sobre el proceso de aceptación y amor propio que no había completado.

“Yo no puedo explicarte lo que sentí en ese momento, más allá de la indignación y el coraje por los insultos hacia mí y hacia Trey. Pero, de veras, tengo que decirte que fue tanta la ira que me llené de valentía y hablé con Trey para compartir lo que vivimos, porque es un stress bastante fuerte pensar que uno puede salir a la calle y encontrarse con gente que piense de la manera en la piensa ese señor”, manifestó Santiago.


💬Ver 0 comentarios