Aníbal Acevedo Vilá. (GFR Media)

Orlando, Florida - El ex gobernador Aníbal Acevedo Vilá propuso al presidente del Comité de Finanzas del Senado estadounidense, Charles Grassley, reducir el impuesto federal sobre la propiedad intelectual a las Corporaciones de Control Foráneo (CFC) que se establecen en Puerto Rico.

Acevedo Vilá vinculó la propuesta al interés, incluso de Grassley, en hacer a Estados Unidos menos dependiente de la producción farmacéutica en China, en momentos en que hay una pandemia a causa del coronavirus.

La justificación de esta propuesta es simple. No hay una jurisdicción de manufactura bajo la bandera de Estados Unidos mejor preparada para aumentar la producción de dispositivos médicos y farmacéuticos que Puerto Rico. No hay jurisdicción que necesite este tipo de oportunidad en Estados Unidos más que Puerto Rico”, indicó Acevedo Vilá, candidato del Partido Popular Democrático (PPD) a comisionado residente en Washington, puesto que ocupó de 2001 a 2004.

La propuesta es similar al esfuerzo que hiciera el exgobernador Ricardo Rosselló Nevares, junto a sectores industriales, para tratar de reducir temporalmente a las CFC de la isla el impuesto Gilti- Global Intangible Low Tax Income – , que ronda el 13.1% y estableció la ley de reforma contributiva federal de 2017.

La iniciativa del gobierno de Rosselló Nevares- que fue rechazada por la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, y el liderato legislativo del Partido Nuevo Progresista (PNP) -, nunca avanzó.

“Al encenderse el poderoso motor de la manufactura en Puerto Rico, podemos resolver dos problemas críticos a la vez: podemos proporcionar una fuente segura y confiable de medicamentos y dispositivos médicos críticos bajo la bandera de Estados Unidos; y resolver en gran parte la crisis socioeconómica del país”, sostuvo Acevedo Vilá, en una carta enviada el lunes al senador Grassley, republicano por Iowa.

Según el exgobernador, “traer a Puerto Rico líneas de productos desde jurisdicciones en el extranjero pondrá pan en nuestras mesas, pondrá ingresos y crecimiento en nuestro presupuesto y en nuestra economía, y traerá seguridad a los Estados Unidos”.

En un editorial, el periódico New York Post afirmó el pasado 8 de marzo que el coronavirus ha expuesto la excesiva dependencia de Estados Unidos de los medicamentos que sus empresas fabrican en China y exhortó a revivir incentivos contributivos federales para farmacéuticas que se establecen en Puerto Rico, en referencia a la antigua sección 936 del Código de Rentas Internas federal.

Según el periódico, el 90% de los ingredientes activos que utilizan las empresas que fabrican medicamentos en EE.UU. viene de China.

“Moverse a garantizar cierta capacidad interna para futuras crisis es algo obvio. E impulsar a Puerto Rico, ahora luchando con una crisis de deuda más los daños por huracanes y terremotos, también debería serlo”, indicó entonces el periódico conservador.

Al ser preguntado sobre esa propuesta, Grassley dijo que “hay un sentimiento real de que dependemos demasiado de China y debería haber más manufactura en Estados Unidos, pero eso no es solo sobre el área farmacéutica, sino cualquier cosa que tengas en la cadena de suministros”.

Pero, con respecto a nuevos incentivos contributivos para promover que corporaciones farmacéuticas se establezcan en Puerto Rico, el senador Grassley dijo que cualquier intento por revivir la sección 936 del Código de Rentas Internas federal debe comenzar por analizar “los abusos que causaron terminar” con ese apartado tributario.

“Puerto Rico tiene que estar en la primera fila de esa discusión”, dijo, por su parte, el senador demócrata Tim Kaine (Virginia), en una entrevista con El Nuevo Día, después de reunirse el 9 de marzo con sectores de la diáspora boricua de su estado.

El senador Kaine sostuvo que no sabe si la respuesta debe ser un incentivo contributivo como la antigua 936 -que levantó oposición por las tremendas ganancias para las multinacionales frente al número de empleos que creaba-, u otras alternativas como alentar el entrenamiento laboral.

En un artículo en la revista Forbes, el presidente del grupo de estudio “Foundation for Research on Equal Oportunity”, Avik Roy, propuso eximir de impuestos federales corporativos a los fabricantes de medicamentos genéricos en Puerto Rico y reducir, como sugiere Acevedo Vilá, la tasa del Gilti a las CFC, otorgándole a la Isla una tasa impositiva como “nación más favorecida”.

Para mitigar esos beneficios tributarios, Roy sugirió terminar con la exención federal de los bonos que emite el gobierno de Puerto Rico, lo que a su vez ayudaría a evitar que Puerto Rico entre en déficit fiscales.

Acevedo Vilá mencionó a Grassley que justo cuando terminaron los privilegios contributivos de la sección 936, la economía de Puerto Rico entró en recesión.

“La fuerza laboral de 1.2 millones en Puerto Rico ha perdido más de 100,000 empleos en la manufactura. Es difícil encontrar una economía del tamaño de la de Puerto Rico perdiendo en una década más de 100,000 empleos bien remunerados”, señaló Acevedo Vilá en su carta al presidente del Comité de Finanzas del Senado.


💬Ver 0 comentarios