Se verificó el protocolo para las órdenes de protección con la Oficina de Administración de Tribunales y la Policía. (GFR Media)

Organizaciones que trabajan con las víctimas de violencia de género expresaron este martes sus preocupaciones en torno a las implicaciones que pueda tener sobre este grupo el toque de queda emitido por la gobernadora Wanda Vázquez Garced pues entienden que durante este periodo podría haber un repunte de estos casos.

Vilma González Castro, directora ejecutiva de la Coordinadora Paz para la Mujer, sostuvo que las medidas de control de desplazamiento social para prevenir el contagio por el coronavirus COVID-19 ubican a las víctimas y sobrevivientes -prácticamente- bajo el control de la persona agresora, que podría utilizar la situación de emergencia como una herramienta de poder y control. “Las familias estarán aún más estresadas con la pérdida de trabajo, las escuelas cerradas y la realidad de esta enfermedad”, señaló sobre esos elementos que usualmente tienden a ser detonantes en relaciones matizadas por la violencia.

Alertó que durante este periodo de cuarenta -vigente hasta el 30 de marzo- podría reflejarse un incremento en las denuncias por violencia de género, tal y como han informado activistas que trabajan con las víctimas en China. Según reportes de prensa, las querellas aumentaron dramáticamente a medida que se extendía la cuarentena. La violencia de género es un delito en China desde el 2016.

Wan Fei, fundador de una organización sin fines de lucro contra este mal en Jingzhou, una ciudad de la provincia de Hube, dijo a Sixth Tone, un medio de noticias en China, que “la epidemia ha tenido un gran impacto en la violencia doméstica”.

Al igual que en Puerto Rico, la violencia de género es un problema generalizado en China. Según una encuesta realizada en noviembre de 2016 por la Federación de Mujeres de China, el 30% de las mujeres chinas casadas habían experimentado algún tipo de violencia, reportó el portal Axios.

Otro factor que se observó en China durante el periodo de cuarenta y que impactó directamente a las víctimas fue el recorte de fondos a los organismos que prestan estos servicios, lo que resultó en menos opciones de albergues y límites en las herramientas para empoderar a las mujeres económicamente.

Esa alza en el reporte de casos recogida por medios internacionales, según explicó González Castro, “es una señal bien importante”. Recordó que un escenario similar se vivió en el país tras el paso del huracán María en septiembre del 2017. “Vimos como esos factores de estresores adicionales, como la restricción de horas de empleo y la pérdida de empleo se añadieron a lo que estaba ocurriendo y al manejo de la crisis de salud”, puntualizó.

Procuradora de las Mujeres toma medidas

Por su parte, la procuradora interina de las Mujeres, Madeline Bermúdez, informó que la Oficina de la Procuradora de las Mujeres (OPM) tomó medidas para velar por la seguridad de las “víctimas participantes” y del personal de la agencia.

“Las situaciones de emergencia, en las que nos vemos obligados a pasar mucho tiempo de aislamiento, tienden a convertirse en detonantes. Hacemos un llamado a que, si tú o alguien que conoces atraviesa el ciclo de la violencia, se comuniquen con nosotros a través de nuestra línea confidencial”, dijo Bermúdez en un comunicado de prensa.

Bermúdez señaló que el personal de la OPM está trabajando remoto. No obstante, la Línea de Orientación Confidencial opera 24/7 a través del (787) 722-2977, y los servicios de asesoría en casos de violencia, ayuda psicológica y servicios legales se continúan ofreciendo.

Indicó, además, que se verificó el protocolo para las órdenes de protección con la Oficina de Administración de Tribunales y el Negociado de la Policía.

También, hoy se emitió una resolución para extender los términos y suspender las vistas administrativas pendientes durante este mes, y se les notificó a los oficiales examinadores de la OPM la cancelación de toda vista administrativa pendiente.

Por el momento, no hay acceso al edificio de la OPM para atender casos presenciales ni público general. Los talleres, charlas educativas y participación en actividades programadas hasta el 30 de marzo quedaron canceladas.

Le envían carta a la gobernadora

González Castro indicó que este martes le enviaron una carta a Vázquez Garced – la cual fue suscrita por 30 organismos que trabajan contra la violencia de género y la agresión sexual- en la que detallaron esas preocupaciones. Abordan la necesidad de que los albergues sean incluidos en la lista de servicios esenciales y que se defina cómo se manejarán las pruebas para la detección del coronavirus en las personas resguardadas, incluyendo a las mujeres inmigrantes que no puedan costear las pruebas por razón de su estatus.

Expresó inquietud sobre cuáles son los recursos disponibles de decretarse un brote en alguno de los albergues y sobre cómo se garantizará el desembolso de los fondos gubernamentales que usualmente reciben para darle estabilidad a las operaciones de muchos de los albergues y programas no residenciales. González Castro requirió también que se designe dentro de los grupos de respuesta por el COVID-19 una persona enlace con las agencias gubernamentales.

“La experiencia de China nos alerta sobre la posibilidad de que el aislamiento social propicie un aumento en los casos de violencia de género. Es importante prevenir y anticipar potenciales riesgos para proteger a las poblaciones más vulnerables”, subrayó.

¿Qué alternativas tiene una víctima de violencia de género?

Vilmarie Rivera, presidenta de la Red de Albergues de Violencia Doméstica, recalcó en que a pesar del toque de queda y de la cancelación de la mayoría de los servicios privados y gubernamentales, las organizaciones que trabajan con este sector no han dejado de trabajar y mantienen líneas de emergencia para atender cualquier situación.

Señaló, sin embargo, que muchas de esas víctimas, en su mayoría mujeres, podrían resistirse a buscar ayuda durante este período en el que también han quedado al cuidado de sus hijos y de la continuidad del proceso de enseñanza académico de estos. “Por no querer afectar la situación de los menores, ponerlos en riesgo, por no trastocar esa realidad que se esta vivienda desde el hogar, no va a querer buscar ayuda”, comentó Rivera.

Como medida preventiva, agregó, puede llamar llame a la línea de emergencia de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres (OPM) o a alguno de los albergues para conocer la disponibilidad de espacios por si ocurre una situación. Las redes sociales, recordó, pueden ser un instrumento valioso, siempre y cuando sean utilizadas con precaución y esté segura que la parte agresora no conoce sus códigos de acceso.

“Si no puedes llegar a casa de un familiar, llegue a casa de un vecino o de una persona de confianza para que te pueda acompañar a iniciar el proceso de ayuda”, dijo Rivera al recordar la importancia de tener -aun en estas circunstancias- un plan de escape.

Números a donde puede llamar de surgir una emergencia

Hogar Nueva Mujer

787-263-6473

787-263-8980

Línea 24 horas

939-255-9800

787-202-4634

Hogar Ruth

787-883-1805

787-883-1884

787-792-6596

Hogar La Piedad (FUNDESCO)

787-745-0750

787-746-0535

787-258-5162

La Casa de Todos

787-734-5511

787-734-3132

787-561-3678

Casa de la Bondad

787-852-7265

787-852-2087

Casa Protegida Julia de Burgos

San Juan

787-723-3500

Ponce

787-285-4303

Aguadilla

787-891-2031

Línea 24 horas

787-548-5290

787-548-0415

Oficina de Protección a Víctimas de Violencia de Género del Municipio de Guaynabo

Está ubicada segundo piso del Guaynabo Medical Mall y trabaja de 6:00 a.m. a 10:00 p.m. Las víctimas pueden acudir para orientación o presentar una querella.

787-720-5040

Casa Protegida para Mujeres y Niños I

787-879-3300

787-880-2272

Casa Protegida para Mujeres y Niños II

787-831-2272

Línea 24 horas

787-597-2607


💬Ver 0 comentarios