La familia yaucana se ha mantenido encerrada ante la cantidad de casos del virus en la zona de Italia donde residen. (Suministrada)

Una familia puertorriqueña residente en Vicenza, Italia, vive aterrada con la rápida y extensa propagación del coronavirus (Covid-19) en la zona norte del país. Su hogar está ubicado en la región Véneto, una de las ocho zonas afectadas por el avance del coronavirus, donde ya se confirmaron 71 casos de la infección, según documentos oficiales.

El matrimonio formado por el militar activo Joe Anthony Pacheco Rivera y Marilen Laboy Rodríguez, padres de tres menores y oriundos del pueblo de Yauco, lleva dos semanas encerrado en su hogar tratando de definir un plan por si la escena continúa empeorando. Su determinación, hasta ahora, ha sido quedarse en casa ante la alerta que vive el país, una medida que responde a su sentido común frente a la desinformación y el alarmismo.

“Hemos estado vigilantes a la situación desde que se identificó el primer caso en el pueblo Codogno, en Lombardía. Las clases fueron canceladas hasta el primero de marzo, pero lo que más me preocupa es que ya se han registrado casos sin haber estado en contacto con un paciente. La realidad es que acá nadie nos habla concretamente”, dijo Laboy Rodríguez, quien cuida a diario de Joexiel, de 8 años, Josiah, de 3, y Antonella, de 1. Los cinco se encuentran bien de salud a la espera del desenlace de los acontecimientos.

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), la enfermedad del coronavirus es una afección respiratoria que se puede propagar de persona a persona. El virus se identificó por primera vez durante la investigación de un brote en Wuhan, en la provincia china de Hubei, donde ya han ocurrido 2,641 muertes, indica la base de datos del Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins.

“Cuando supe que era algo respiratorio me aterré porque Josiah es asmático. Vivimos en constante cuidado de su salud”, abundó la madre que reside en Italia desde el mes de junio del 2019.

Al presente, su esposo continúa en el trabajo con el Ejército de los Estados Unidos con normalidad, sin embargo, reconoció que en la base no quedan medicamentos para el resfriado o la gripe, desinfectantes de manos y para la casa, ni mascarillas médicas. “Nuestros familiares de Puerto Rico y Estados Unidos nos han enviado de todo, pero el paquete ha demorado”, abundó.

Al momento de esta publicación, un mapa publicado por la Universidad de John Hopkins muestra que en Italia hay 528 casos confirmados de coronavirus. Un documento confidencial provisto a este medio indica que las regiones más afectadas son Lombardía, Véneto, Emilia Romaña, Piamonte y Bolzano, al norte de Italia, y Roma al centro.

Sin embargo, los casos continúan en aumento ya que, según publicó el periódico El País, este pasado martes 24 de febrero se registraron dos casos nuevos en Toscana y uno en Liguria. Ya son ocho -de 20-las regiones italianas afectadas en total más 14 muertes asociadas al virus.

“Nos prohibieron viajar a las áreas más afectadas, pero esas zonas solo nos quedan de una hora a veinte minutos. No hay forma de tranquilizarse. Por eso tomamos la decisión de no salir por el momento. Solo sale Joe al trabajo y a hacer las gestiones necesarias”, explicó Laboy Rodríguez.

La familia indicó que hoy, miércoles, recibieron un nuevo correo de las autoridades locales en el que se les dice que la niñez comenzará las clases de manera digital, sin especificar hasta cuándo.

Por otra parte, el Ejército de los Estados Unidos les indicó que de tener síntomas no pueden visitar los centros de salud si no llamar a un número específico en el que suponen asistirlos. Otras comunicaciones oficiales del medio militar Star and Stripes sostienen que cualquier americano que necesite un examen de diagnóstico, debe ir al Hospital San Bartolo, en Vicenza, ya que la clínica de la base aún no tiene acceso a la prueba de diagnóstico para el virus.

Según reportes del periódico italiano Corriere della Sera, Massimo Galli, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Milán y jefe del departamento de enfermedades infecciosas del Hospital Sacco de Milán, el brote de coronavirus en Italia comenzó en un hospital.

Sus declaraciones apuntan a que al primer paciente se le trató como si padeciera de simple gripe y luego el hospital no tomó las debidas precauciones, provocando el esparcimiento más agresivo, hasta ahora, en toda Europa.

El CDC envió un comunicado ayer, martes, indicando que un nuevo caso en el condado de Solano en el norte de California, Estados Unidos, podría confirmar la propagación del virus de modo "comunitario". Su escrito sostiene que la fuente de contagio del virus es desconocida, mas existe la posibilidad de que el individuo infectado estuvo en contacto con una persona que regresó de un viaje en el extranjero y que no sabía que era portador del virus.

"Supimos de ese caso hoy temprano y el miedo nos abruma. No quiero ni imaginar que esto nos toque o que llegue a Puerto Rico", concluyó la joven madre.


💬Ver 0 comentarios