El alcalde Clemente “Chito” Agosto visitó la zona en la tarde de ayer para inspeccionar los trabajos. (Suministrada) (semisquare-x3)
El alcalde Clemente “Chito” Agosto visitó la zona en la tarde de ayer para inspeccionar los trabajos. (Suministrada)

El cierre de la carretera PR-861 en Toa Alta que ha afectado a miles de ciudadanos y que estaba proyectado a culminar en estos días tras ocho semanas de labores podría extenderse hasta julio, denunció hoy, miércoles, el alcalde del municipio, Clemente “Chito” Agosto.

Según primer ejecutivo municipal, el cierre de la carretera afecta prácticamente a todo el pueblo, pues se trata de una vía principal “que conecta al municipio de un lado al otro”.

“No estamos hablando del cierre de una vía secundaria o terciaria. Esto es una carretera principal que sirve a todo el municipio”, afirmó el alcalde del Partido Popular Democrático (PPD), quien visitó el área el martes para inspeccionar los avances de la construcción.

El alcalde indicó a El Nuevo Día que la vía ha permanecido cerrada desde el pasado 28 de enero, cuando la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) inició los trabajos para atender derrumbes en la zona. Según Agosto, quien se enteró de la extensión del cierre por el personal que trabajaba en la carretera, los atrasos en el proyecto se deben a cambios de diseño.

Agosto destacó que el trayecto de los residentes del municipio que normalmente transitaban por la carretera 861 tomaba unos 15 a 20 minutos, pero ahora tardan hasta una hora y media.

Indicó, además, que la mayoría de los conductores utilizan la carretera PR-2 como vía alterna. “Ahí también transitan residentes de otros municipios, como Dorado y Toa Baja. Todos se unen en la carretera número dos”, abundó el alcalde al destacar el taponamiento, que catalogó como brutal, en el área.

Además de la congestión vehicular, el alcalde puntualizó que el cierre atrasa los servicios del municipio y de las ambulancias. También enfatizó que se han afectado los comercios en la zona, por lo que el cierre incide en la economía del municipio.

“Miles de dólares se están viendo afectados por este cierre”, sentenció.

Mencionó, por ejemplo, que algunos establecimientos han visto una merma en las ventas, por lo que se han visto obligados a cerrar o despedir empleados. La disminución en negocios, abundó, incide en el recaudo del Impuesto Sobre Ventas y Uso (IVU) que hace el municipio.

“Esto afecta directamente al municipio, al bolsillo de los comerciantes y al bolsillo de los ciudadanos que tienen que gastar más en gasolina”, manifestó.

Agosto, quien reconoció que el cierre inicial de la carretera era necesario para realizar el trabajo, pidió a la ACT que tenga “un compromiso para hacer el trabajo”. Destacó, además, que, al momento, no ha llovido durante las labores, pero, “si llueve, los trabajos se siguen atrasando”.

Ante la situación, el alcalde solicitó a la ACT y a su directora ejecutiva, Rosana M. Aguilar, que se habrá un carril para permitir el tránsito. “Le pedimos a la ACT que abra un carril para que los ciudadanos y comerciantes de nuestra ciudad no se sigan afectando”, dijo Agosto, quien aseguró que está dispuesto a colaborar con la Autoridad.

El alcalde le ofreció a la ACT y al Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) la coordinación de la policía municipal para permitir el tránsito en la carretera una vez se abra el carril, y recomendó que se permita por la mañana el tránsito en una dirección y, en horas, de la tarde hacia otra dirección. 


💬Ver 0 comentarios