Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La secretaria de Educación dijo que no pretende perjudicar a nadie

El Departamento de Educación anunció hoy, jueves, el cierre de 283 escuelas públicas cuando termine el actual semestre escolar, con lo cual solo quedarán 828 planteles abiertos en agosto.

Escuelas a consolidación total y escuelas receptoras by El Nuevo Día on Scribd

La agencia informó a través de un comunicado de prensa que la decisión se tomó a raíz de una reducción proyectada de más de 38,000 estudiantes comparado con mayo del año pasado.

Escuelas que estarán abiertas para el año escolar 2018-2019 by El Nuevo Día on Scribd

En enero pasado, la secretaria de Educación, Julia Keleher, y el gobernador Ricardo Rosselló informaron el cierre de 305 escuelas como parte del plan fiscal del gobierno central, el cual dependía en gran parte de realizar ajustes en Educación como estrategia para alcanzar los ahorros que exigió la Junta de Supervisión Fiscal.

Keleher destacó que la cifra de escuelas que dejarán de operar en unos meses se redujo a 283 luego de consultar a personal docente de las escuelas, así como consultas con maestros, directores, estudiantes y padres mediante reuniones y mesas de trabajo.

En el análisis para determinar qué escuelas serían cerradas, la agencia tomó en cuenta elementos como la matrícula estudiantil, el nivel de uso del plantel, las condiciones de la infraestructura, si la escuela está ubicada en una zona de alta incidencia criminal, la distancia entre escuelas, el aprovechamiento académico de sus estudiantes y la disponibilidad de servicios para estudiantes de Educación Especial, entre otros.

“Sabemos que se trata de un proceso difícil y doloroso. Por esto, se ha hecho de la forma más sensible posible tomando en consideración todos los elementos que pudiera afectar el diario vivir de algunas familias y de las comunidades escolares en general. Igualmente, invitamos a alcaldes para que sometieran propuestas para las escuelas que se quedarán en desuso y que estos planteles se puedan convertir en centros de actividades para sus comunidades”, sostuvo Keleher.

“Solo les pido que confíen en este equipo de trabajo que ha demostrado su compromiso con los niños y niñas de todo el sistema educativo. Hemos trabajado y seguiremos trabajando arduamente para cumplir con todas esas metas trazadas a través de diversas alternativas”, agregó la secretaria.

Keleher indicó que los maestros permanentes y el resto del personal escolar mantendrán sus empleos, al señalar que se desarrollarán programas para readiestrarlos para ocupar nuevas plazas.

Con el cierre de escuelas, Educación asegura que podrá hacer un mejor uso de los recursos fiscales de la agencia. El Ejecutivo ya había anunciado que dará un aumento salarial de $1,500 anuales para el próximo año fiscal. Se informó, además, que Educación pagará a los maestros los aumentos y se les ofrecerán los ascensos que están estipulados en la Ley de Carrera Magisterial para aquellos educadores que completan estudios graduados.

“Nuestros niños y niñas merecen la mejor educación que seamos capaces de darles tomando en cuenta la realidad fiscal de Puerto Rico. Por esto, trabajamos duro para desarrollar un presupuesto que nos permitirá enfocar los recursos en necesidades del estudiante y mejorar la calidad de la enseñanza", indicó.

Keleher explicó que la prioridad será la "compra de materiales y consolidar fondos estatales para hacer reparaciones en los planteles dado que FEMA no ha empezado a cotizar reparaciones permanentes. Esto nos dará el espacio para continuar la transformación del sistema. Lo anterior será posible teniendo a los niños en ambientes propicios, con equipos completos en todas las escuelas, de maestros y, por primera vez, de trabajadores sociales, bibliotecarios y otros; con libros y materiales, los que no tienen hace muchos años”.

El año pasado, Educación cerró 167 escuelas y esperaba ahorrarse unos $7 millones solo en el pago de los servicios de energía y agua potable. 


💬Ver 0 comentarios