El huracán Dorian amenaza con fuertes vientos y peligrosas marejadas al noroeste de Bahamas.

Bahamas — El huracán Dorian hizo su entrada en la isla de Gran Bahama en la costa este luego de castigar por casi ocho horas las islas Ábaco con vientos sostenidos de 185 millas por hora (mph) y con ráfagas de hasta 220 mph.

 El "catastrófico" ciclón categoría 5 se convirtió en el más fuerte que azota el archipiélago de Bahamas desde que se tienen registros, mientras millones en la costa sureste de Estados Unidos siguen con atención su trayectoria pues aún están bajo su amenaza.

Sigue la transmisión EN VIVO:

De acuerdo al Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, Dorian ha pasado cerca de ocho horas castigando las islas Ábaco, en el noroeste Bahamas. Por lo que, se convirtió en "el más fuerte desde que se tienen registro modernos" que golpea este archipiélago.

Un boletín actualizado de las 11:00 p.m. indicó que el centro del fenómeno atmosférico se encuentra en la latitud 26.6 grados norte, longitud 77.9 grados oeste, con una lenta velocidad de traslación de seis mph.

Entre las 9:00 y 11:00 a.m. del domingo, la parte norte del ojo se mantuvo sobre el área de las islas Ábaco, mientras que los residentes de la parte este de Gran Bahama experimentaron los vientos de la parte oeste del ojo.

El ciclón se encuentra a unas 55 millas al este de Freeport, Gran Bahama, y a unas 135 millas al este de West Palm Beach, Florida. Sin embargo, sus vientos sostenidos disminuyeron a 180 mph. Los vientos con fuerza de huracán se extienden a unas 45 millas del centro, mientras que los vientos de tormenta tropical llegan hasta 140 millas.

Se espera que el huracán categoría 5 continúe castigando las islas Ábaco y Gran Bahama durante la noche del domingo y buena parte del lunes. Además, se espera que se acerque peligrosamente a la costa este de Florida entre la tarde del lunes y la noche del martes.

La discusión sobre el huracán sostiene que el fenómeno atmosférico podría, inclusive, "estancarse" sobre las islas Ábaco y Gran Bahama, lo que provocaría mayores daños por vientos, tronadas, marejadas ciclónicas y la intensa lluvia asociada con el sistema.

El próximo boletín intermedio se emitirá a las 2:00 a.m., y un boletín completo se dará a conocer a las 5:00 de la mañana.

Por su parte, la directora del Ministerio de Turismo y Aviación de Bahamas, Joy Jibrilu, dijo a The Associated Press que se registraron daños severos a residencias y a la infraestructura. "Ha sido devastador pero, al momento, no se han reportado muertes", añadió la funcionaria.

Vídeos enviados por residentes de las islas Ábaco muestran casas sin techos, automóviles volcados por los vientos, postes de luz destrozados e inundaciones que afectaron urbanizaciones con niveles de agua de casi seis o siete pies.

"Los residentes deben refugiarse de inmediato. No aventurarse en el ojo si pasa sobre tu ubicación", advirtió el NHC, con sede en Miami, en un boletín especial.

Este domingo, el director de la División de Manejo de Emergencias de Florida dio cuenta de la emisión de órdenes de desalojo obligatoria a partir de las 1:00 p.m. para partes de los condados Marion y Palm Beach, en esta última incluida Mar-a-Lago, el club social y residencia de invierno del presidente de Estados Unidos Donald Trump.

La orden afecta a unas 215,000 personas en ambos condados, donde ya se están abriendo albergues y las autoridades prevén no cobrar peajes en las carreteras a partir de esta tarde.

Pero la atención principal este domingo está puesta en Bahamas, donde los meteorólogos avisan de condiciones "devastadoras" en las islas Ábaco y luego en el transcurso de hoy en la de Gran Bahama situada 56 millas al este de la costa de Florida-, alerta el NHC.

La marejada ciclónica "potencialmente mortal" elevará los niveles del mar hasta 23 pies sobre el normal de la marea en estas islas, cuyas costas recibirán "grandes y destructivas olas".

A ello habría que sumar previsibles acumulaciones de agua de lluvia que podrían alcanzar las 30 pulgadas en zonas aisladas del noroeste de Bahamas.

Poco ayuda que el poderoso Dorian se mueve apenas a siete mph y ese cada vez más lento desplazamiento lleva a los meteorólogos a pronosticar que el huracán permanezca por más de 24 horas en la parte septentrional de estas islas, con los consecuentes efectos devastadores.

El pasado sábado, el primer ministro de Bahamas, Hubert Minnis, alertó a la población que Dorian es "una tormenta peligrosa" y que quienes no desalojen se exponen a una situación de "peligro extremo y pueden esperar consecuencias catastróficas".

En Florida y el sureste de Estados Unidos se observa con atención la trayectoria de Dorian, que de acuerdo al NHC a partir de la noche de este domingo puede tornarse "casi estacionario" por más de 24 horas en Bahamas.

Tras dejar atrás este archipiélago, los pronósticos mantienen que a partir del martes y antes de llegar al litoral estadounidense el ojo de Dorian virará en dirección noroeste e inicie un recorrido por la costa de los estados de Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte, mientras paulatinamente va perdiendo algo de fuerza.

No obstante, aunque desde la tarde del viernes las previsiones sacaron de la zona de riesgo directo a buena parte de la costa sureste de Florida, aún hay incertidumbre sobre si el ojo del huracán tocara finalmente suelo estadounidense o qué efectos ocasionarán sus vientos.

Aunque el ojo del ciclón ha comenzado a achicarse debido a un ciclo de reemplazo a causa de su paso sobre Ábaco, el NHC, en su boletín de las 5:00 p.m., prevé que Dorian continuará como un huracán mayor por los próximos cinco días.

Se espera que el movimiento del fenómeno atmosférico sea hacia el norte-noroeste en las próximas 48 horas, para luego adquirir velocidad de traslación y tomar un giro hacia el norte-noreste. Es debido a este patrón incierto que el NHC emitió una advertencia de huracán y marejadas para porciones de la costa este de Florida, incluyendo la esenada de Jupiter y los condados de Volusia y Brevard.

El NHC también extendió la advertencia de huracán hacia la frontera entre Florida y Georgia.

Según el último boletín del NHC, el ciclón ha ganado tamaño y sus vientos huracanados se sienten ahora hasta unas 45 millas desde su centro y sus vientos con fuerza de tormenta tropical hasta unas 140 millas.

Entre el lunes y martes, la franja costera de Florida que se extiende entre el norte de Deerfield Beach y Sebastian Inlet puede esperar condiciones de tormenta tropical, es decir vientos sostenidos de entre 39 y 73 millas por hora.

Las fuertes lluvias dejarán en el noroeste de Bahamas hasta 24 pulgadas de acumulaciones de agua y en las Carolinas hasta 10 pulgadas, mientras que en las islas centrales de Bahamas y la costa atlántica de Florida y Georgia se registrarán hasta unas cuatro pulgadas, lo que podría provocar riadas en todos los casos.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump, ha estado siguiendo el desarrollo de Dorian a lo largo de la jornada de hoy, y a través de su cuenta de Twitter pidió cautela a la población de los estados del sureste del país.

"Además de Florida - Carolina del Sur, Carolina del Norte, Georgia y Alabama, probablemente serán más afectadas (mucho) de lo esperado. Parece uno de los huracanes más grandes de la historia. Ya es categoría 5", escribió en su cuenta de red social.


💬Ver 0 comentarios