El designado secretario de Estado, Elmer Román. (Teresa Canino )

El secretario de Estado nominado, Elmer Román, se distanció nuevamente de la controversia en torno al hallazgo del almacén lleno de suministros del Negociado de Manejo deEmergencias y Administración de Desastres (NMEAD) de Ponce y enfiló todos sus cañones al excomisionado Carlos Acevedo, quien fue despedido tras el escándalo.

Frente a integrantes de una comisión especial cameral que investiga la respuesta del Gobierno a la emergencia causada por los terremotos que afectan al país desde el 28 de diciembre, Román acusó a Acevedo de hacerle representaciones erróneas sobre el manejo del almacén y de los suministros que allí se guardaban y que fue despedido por no seguir la instrucción de la gobernadora Wanda Vázquez de distribuir los suministros inmediatamente.

“Es una prerrogativa de la gobernadora”, dijo Román.

El funcionario indicó a la comisión especial que no podía entregar copia del informe preparado por el Negociado deInvestigaciones Especiales (NIE) ya que el documento fue referido al Departamento de Justicia. A preguntas del presidente de la comisión especial, Gabriel Rodríguez Aguiló, Román sostuvo que se cercioró que el informe estuviera completo y lo envió a La Fortaleza.

Román dijo desconocer por qué una investigación administrativa había caído en manos del NIE.

Tampoco brindó detalles sobre el contenido del informe, más allá de confirmar que incluye un referido a Justicia, que lo leyó y que los investigadores fueron nombrados por el comisionado del NIE, Héctor López. Añadió que el nombre de Acevedo no fue incluido en le informe e indicó que ni él ni el secretario de Seguridad Pública, Pedro Janer, fueron entrevistados.

Rodríguez Aguiló dijo que también citará a López para deponer.

La representante del Partido Nuevo Progresista (PNP) María Milagros Charbonier cuestionó qué privilegio ejecutivo levantaba Román, quien insistió en que se trata de una investigación en curso y que no tiene poder sobre el documento, aunque alegó que no tendría problema de divulgarlo si de él dependiera. De hecho, Román recordó que, como secretario de Estado, no tiene jurisdicción alguna sobre el NIE, que está bajo la sombrilla del Departamento de Seguridad Pública (DSP).

Rodríguez Aguiló finalmente dijo que podría aceptar que el documento se mantenga confidencial, aún bajola custodia de la Cámara de Representantes, a pesar de que el miércoles sostuvo que entendía que debía ser público. Advirtió que, si la secretaria de Justicia, Dennise Longo Quiñones -a quien citará- se niega a entregar el documento, “iríamos a los tribunales”.

“Vamos a requerir que ese documento esté bajo la consideración de la Comisión”, insistió.

Román no quiso precisar si Acevedo u alcaldes fueron entrevistados para el informe del NIE. Acevedo denunció que no fue entrevistado.

En un aparte con la prensa, Rodríguez Aguiló insinuó cuál pudiera ser la verdadera razón del referido a Justicia.

“No sabemos si ese referido se hizo para callar a Carlos Acevedo y que no pueda defenderse de todas las acusaciones que se han hecho en su contra”, manifestó. “Es un referido tan importante y nadie guarda copia”, sostuvo al recordar que Román aseguró que no retuvo una copia del documento y Janer expresó desconocer si en el DSP había una.

“Nadie sabe dónde está y no quieren dar detalles”, dijo Rodríguez Aguiló.

Román se defiende

En su ponencia, Román insistió en que Acevedo, como comisionado del NMEAD, era la “autoridad máxima” en la ejecución del Plan Conjunto Operacional para Incidentes Catastróficos. Román fue el jefe directo de Acevedo como secretario de Seguridad Pública hasta que fuera nombrado secretario de Estado en diciembre.

Sin embargo, en su turno de preguntas, el portavoz del Partido Popular Democrático (PPD) Rafael “Tatito” Hernández le recordó a Román que su firma aparece en el Plan Conjunto Operacional, por lo que era responsable de su contenido.

“Como función gerencial sí, operacional no”, le ripostó Román, que al momento de la emergencia ya había sido nombrado secretario de Estado. De paso, Román dijo que su cargo durante la emergencia ha sido de “representante” de la gobernadora Wanda Vázquez y facilitador de la comunicación entre agencias.

“Nos distanciamos de las responsabilidades que el plan establece en que la primera responsable es la gobernadora, luego el secretario del DSP”, dijo Hernández al recordar que Román ocupó el segundo cargo más importante en ese orden y luego el quinto, como secretario de Estado designado.

Román insistió que el citado plan, desde la fase de respuesta a la emergencia, requería que “todos los recursos del Estado estarían disponibles de inmediato en la fase inicial”. Recalcó que, en la primera fase, la de preincidente, se tenía que hacer un inventario de los almacenes bajo la custodia del NMEAD en Ponce y Guaynabo. De hecho, en septiembre, el NMEAD había aprobado un plan de distribución de suministros y donativos en caso de una emergencia.

El DSP brindó a la comisión especial una tabla que refleja que el último trámite de entrada o salida de mercancía en el almacén de Ponce ocurrió el 27 de agosto del año pasado, cuando Acevedodijo que era un almacén “activo”.

“Eso te lo puede clarificar Carlos”, contestó Janer cuando se le preguntó sobre el documento. En su respuesta, aludió a un exfuncionario que ya no está en el NMEAD. De hecho, el secretario del DSP no se atrevió a certificar que la información provista por su equipo de trabajo a la Cámara era veraz.

“Eso fue antes de yo llegar”, dijo sin querer decir si, con la información provista, podía calificar el almacén como uno activo.

Román dio cuenta de cómo el 5 de septiembre se le dio conocimiento del almacén de Guaynabo y él dio instrucciones a Acevedo, tras recibir información de que no era bien mantenido, que se hiciera una inspección de los almacenes. Al día siguiente, Acevedo acudió al almacén de Ponce.

“Me informó el Comisionado que ya todo estaba organizado”, dijo Román. “El Comisionado siempre nos hizo representación de que todo estaba en orden”, agregó.

Román reconoció en la vista pública que Acevedo nunca le entregó el inventario del almacén y que no le dio seguimiento.

“No tenía motivos para dudar del Comisionado, quien es un alto funcionario, nombrado por el Ejecutivo con el consejo y consentimiento del Senado”, insistió Román.

Durante su turno de preguntas, el representante penepé José “Pichy” Torres Zamora sostuvo que los legisladores no estaban congregados “para echarle la culpa a Acevedo” y le preguntó a Román si el 7 de enero le pidió a Acevedo el inventario de los dos almacenes del NMEAD en Ponce y en Guaynabo.

“Se discutieron los almacenes en general. Que había que movilizar todos los recursos del gobierno”, dijo Román.

¿Alguien mandó a hacer el inventario?, insistió Torres Zamora.

“El día 7 (de enero) no se vio la necesidad de solicitar el inventario. Se entendía que estaba todo preparado”, contestó Román.

Según Román, tras los primeros sismos del 28 de diciembre, se reunió con alcaldes, quienes le reclamaban sobre la necesidad de catres, agua y otros suministros y recordó cómo le decían que eran referidos a un almacén del Departamento de la Vivienda en Cabo Rojo para que les dieran catres.

“En ningún momento se me trajo a mi atención que en Ponce había catres”, dijo al contar que, tras recibir fotos del almacén de Ponce el 17 de enero, Acevedo le dijo que allí había agua expirada y 80 catres para personas obesas. Supuestamente Acevedo le añadió que el NMEAD “estaba haciendo una reserva para la próxima emergencia”.

“Le mencioné que la emergencia era ahora”, dijo Román.

Desnudo el gobierno

El ayudante general de la Guardia Nacional de Puerto Rico, José Reyes, dijo que se encontraron 1,926 catres en el almacén de Ponce y que fueron distribuidos entre 16 municipios junto con 2,656 estufas, 2,317 rollos de toldos, 1,186 kits de primeros auxilios y 975 toldos individuales. Actualmente no hay nada enese almacén, aceptó Reyes, y en el almacén de Guaynabo del NMEAD solo hay equipo, no suministros. En el almacén de Vivienda en Cabo Rojo quedan 5,000 catres.

Reyes dijo que el gobierno de Puerto Rico no tiene comestibles en ninguno de los almacenes que maneja. FEMA sí tiene cinco almacenes, pero Reyes y Román reconocieron desconocer qué hay en esos almacenes de la agencia federal.

¿Es razonable el que el Estado haya distribuido todo lo que tiene o tenía como artículos de primera necesidad?, preguntó el representanten penepé José Aponte Hernández.

Reyes contestó que las instrucciones que recibió de la gobernadora fue poner en disposición al pueblo todos los suministros, “aunque no sería lo correcto”, dijo Reyes colocando en duda la orden de Vázquez.

“Estamos seguros que FEMA nos ayudaría”, intervino Janer, quien reconoció desconocer si hay alguna orden de compra generada por el gobierno para adquirir suministros.

Rodríguez Aguiló recordó que el acceso a la ayuda de FEMA no es automática y requiere una Declaración de Emergencia declarada por el presidente de Estados Unidos,

El secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy reconoció que el contrato de alquiler del almacén de Ponce con el NMEAD sigue vigente, aunque el almacén está vacío. Ha trascendido que el pago mensual es de $10,000. Laboy dirige la sombrilla en que se encuentra la Compañía de Comercio y Exportación, dueña de los almacenes de Ponce y el de Guaynabo.

El tracto

Román le dijo a la prensa el 18 de enero, el mismo día del hallazgo del almacén en Ponce, que sí había hablado con Acevedo el día antes y que el exfuncionario solo le habló de agua expirada en el almacén de Ponce. Román insistió en que ni Acevedo ni el exjefe de operaciones del NMEAD, Joel Figueroa, le detallaron en ningún momento la existencia de los suministros en Ponce, que también incluían mini tanques de gas, pañales de infantes y adultos y frías y estufas de gas.

Román, cuyo nombramiento como secretario de Estado se tambalea en la Cámara de Representantes, según varios legisladores de mayoría ya han confirmado, encontró necesario recalcar que en ningún momento se le dijo a Acevedo que escondiera lo que se encontraba en el almacén.

“Sería inaudito de este servidor, siendo del sur (Yauco), siendo testigo de tanta necesidad y habiendo esperando catres junto a afectados, a veces hasta la medianoche, asumiera una posición como esa”, dijo.

Durante su turno de preguntas, Rodríguez Aguiló recordó que en una reunión en La Fortaleza el 16 de enero, la gobernadora Wanda Vázquez le dijo a legisladores y jefes de agencia que no había un plan para terremotos. Román dijo que, probablemente la gobernadora se refería a que al plan le falta un anejo en que se tiene que plasmar un análisis de riesgos en caso de terremotos, específicamente la probabilidad de residencias, edificios y puentes posiblemente destruidos ante el impacto de un terremoto de grandes proporciones.

Al finalizar la vista pública, Rodríguez Aguiló dijo que encontró alarmante que los alcaldes no participaran en la confección del Plan Conjunto.

“Me preocupa que en todo este plan de sobre 200 páginas… no se consultó a los alcaldes. Hoy encontramos una deficiencia importante y es que los alcaldes no participaron en la consulta de la preparación de este plan”, dijo el portavoz de la mayoría en la Cámara.


💬Ver 0 comentarios