La zona metropolitana de la ciudad de Nueva York es, por mucho, la metrópolis con más población de boricuas. (semisquare-x3)
La zona metropolitana de la ciudad de Nueva York es, por mucho, la metrópolis con más población de boricuas. (Bloomberg)

Las probabilidades de emigrar aumentan cuando la persona tiene entre 25 y 29 años, nunca se ha casado, no posee una propiedad y los ingresos son limitados, aunque no al punto de estar por debajo del nivel de pobreza.

Al menos, esas características son las dominantes entre la población que, en 2016, se mudó fuera de Puerto Rico, según muestra el más reciente Perfil del Migrante. 

La mayoría son hombres, y los destinos de preferencia parecen estar en alguna de las ciudades de los estados de Florida, Nueva York y Texas. En teoría, cerca de una quinta parte de los que se marcharon regresarán, a juzgar por la tasa de retorno que se reporta del lado de la inmigración hacia Puerto Rico.

Los datos más recientes sobre la emigración de los puertorriqueños proponen que, en 2016, unas 89,000 personas se marcharon de Puerto Rico, una cifra que marca la continuación del ritmo ascendente de la migración. Sin embargo, algunas preferencias de los emigrantes parecen ir cambiando, como los destinos que prefieren y la preparación académica de los que se van. 

Los datos específicos sobre la emigración del 2017 podrían estar listos para diciembre de este año. No obstante, algunos indicadores, como el movimiento de pasajeros en los aeropuertos, suponen tendencias migratorias altísimas. Se establece, por ejemplo, que el año pasado salieron de la isla 281,000 individuos más de los que llegaron. La mayor parte de este movimiento de personas ocurrió durante los meses que  siguieron al paso del huracán María.

“La reciente ola migratoria en la última década sobrepasa el Gran Éxodo de 1950-60, lo cual conlleva efectos de gran impacto en el plano social y económico”, sostiene el Perfil del Migrante 2016, documento publicado la semana pasada y elaborado por el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico.

Por otro lado, los datos del movimiento de pasajeros durante los primeros meses del 2018 parecen mostrar el retorno de muchos de los boricuas que se marcharon de la isla tras el ciclón, interpretó la demógrafa Judith Rodríguez.

Específicamente, durante el mes de enero, llegaron 58,202 personas más de las que se marcharon de Puerto Rico. Lo mismo ocurrió en febrero con un movimiento neto positivo de 10,698 pasajeros, y en marzo con 1,510.

Este cambio, sin embargo, se estima que sea temporero y que los niveles migratorios regresen a un punto cercano al que se experimentaba previo a septiembre pasado, cuando los huracanes Irma y María azotaron a Puerto Rico.

La ciudad con más presencia boricua 

La zona metropolitana de la ciudad de Nueva York es, por mucho, la metrópolis con más población de boricuas. Según los datos de la Encuesta de la Comunidad del Negociado del Censo, allí viven 1.2 millones de puertorriqueños.

La ciudad que le sigue a Nueva York en cantidad de habitantes boricuas es la zona metropolitana de Orlando-Kissimmee-Sanford en Florida. Allí, la población de boricuas es de 318,101, según los estimados de cinco años del Censo.

La numerosa población de boricuas en Nueva York se da a pesar de que muchos puertorriqueños han abandonado esta metrópolis los últimos años. Se estima que los condados neoyorquinos del Bronx, Kings, New York, Queens y Suffolk, que forman parte del área metropolitana, perdieron 32,404 boricuas entre el 2010 y 2016. Una buena parte de esta población se mudó a otras ciudades en Estados Unidos. 

  La ciudad que más emigrantes recibe

Aunque se percibe que la mayor parte de los boricuas que se han mudado fuera de Puerto Rico llegan a la ciudad de Orlando en  Florida, los datos de la Encuesta de la Comunidad del Negociado del Censo establecen que el condado de Hillsborough, también en Florida, es el que más puertorriqueños ha acogido desde 2010.

La ciudad de Tampa sirve de cabecera para este condado, en el que vivían 163,435 puertorriqueños en 2016. El  15% (25,136) de los boricuas allí llegaron después del 2010.

 La segunda ciudad  a la que han llegado más boricuas  es Orlando, Florida. La tercera es Hartford, la capital del estado de Connecticut. En esta zona metropolitana, viven 113,050 puertorriqueños. Uno de cada cinco puertorriqueños en la zona llegó allí en los últimos ocho años, según las encuestas anuales del Negociado del Censo.    

Los destinos que están en auge

Actualmente, alrededor del 30% de los emigrantes boricuas escogen como destino alguna ciudad en el estado de  Florida, principalmente en la zona central. No obstante, los estados de Texas y Nueva York están ganando más popularidad entre los puertorriqueños.

La Gran Manzana siempre ha sido vista como una opción para los puertorriqueños, por tratarse de una de las zonas con más lazos culturales y familiares con los boricuas desde las migraciones de principios del Siglo XX. Hasta el 2012, la ciudad recibía anualmente unos 8,200 puertorriqueños, cifra que se redujo a 5,000 entre el 2013 y 2015. Los últimos datos, de 2016, proponen que la ciudad volvió a despuntar como uno de los tres destinos favoritos al albergar unos 7,400 puertorriqueños.

Texas, por otro lado, albergó en 2016 unos 9,246 puertorriqueños, cifra que mantiene un alza registrado en el año anterior. Los datos del Negociado del Censo del 2016 proponen que la mitad (46%) de los que emigraron a Texas se distribuyeron en las ciudades de Houston (18%), San Antonio (16%) y  Fort Worth (12%).  

De dónde vienen los que regresan 

La mayoría de los que regresan a Puerto Rico provienen de los estados con mayor cantidad de boricuas como Florida y Nueva York. No obstante, la proporción de los que vuelven tiene algunas particularidades. Por ejemplo, la cantidad de personas que vienen  a Puerto Rico procedentes de los estados de Massachusetts, Luisiana y Washington representan más de la mitad de los que emigraron a estas jurisdicciones. Es decir, en teoría, más de la mitad de la gente que se va a esos estados regresa. El caso del estado de Washington es el más dramático. Unas 368 personas se mudaron a Puerto Rico procedentes de esa jurisdicción. Esa cifra es equivalente al 77% de los que se mudaron allí ese mismo año (480), según el Perfil del Migrante 2016, publicado la semana pasada por el Instituto de Estadísticas.

De hecho, ese informe establece que el 66%  (13,989) de las personas que se mudaron a Puerto Rico en el 2016 (21,196) eran boricuas regresando al país. 

La ciudad con más educación formal 

El 48% de los puertorriqueños que viven en la zona metropolitana de Washington D.C. tienen, al menos, un grado de bachillerato, según datos del Negociado del Censo. Esa cifra aumentaría a 78% si se le añaden las personas que, al menos, tuvieron algún tipo de educación universitaria, aunque no hayan completado el grado académico. Son alrededor de 27,600 puertorriqueños con algún tipo de educación superior.

Esa cifra, por mucho, implica el porcentaje más alto en el rango de educación formal para las poblaciones  puertorriqueñas en los Estados Unidos. Otras ciudades cuentan con muchos puertorriqueños con, al menos, un grado de bachillerato en su educación formal, pero no en igual proporción.

La más que se le acerca es Miami, con el 26% de los boricuas con un bachillerato como mínimo. En término de individuos profesionales, en Nueva York, unos 128,288 boricuas completaron, por lo menos, un bachillerato. Eso, sin embargo, representa el 17% de la población puertorriqueña allí.

Los mejores ingresos para las familias

La capital estadounidense, además de ser el sitio donde la población  puertorriqueña tiene los más altos niveles de escolaridad, también es el lugar donde los boricuas tienen más ingresos. La mediana de ingresos del hogar para los boricuas allí es de $87,713. Pero el dinero allí no rinde igual que en Puerto Rico debido al alto costo de vida. Según la calculadora de costo de vida del Instituto de Estadísticas, en términos generales, vivir en esa ciudad cuesta 50% más que en San Juan. Es decir, lo que se compra en la capital puertorriqueña con un dólar allá vale, en teoría, $1.50.

Después de Washington D.C., entre las ciudades con la mediana de ingresos más alta para la población de boricuas  están Miami ($50,945), Chicago ($47,232) y New Haven ($43,165). En Puerto Rico, la mediana de ingresos de un hogar ronda los $19,977, según datos del Censo.  

Dónde la pobreza es más intensa

En las ciudades de Springfield y Boston, en Massachusetts, al igual que en Hartford, Connecticut, los niveles de pobreza son altos para los puertorriqueños. Por ejemplo, el 37% de los 103,771 boricuas que viven en el área metropolitana de Springfield tienen ingresos que los colocan por debajo del nivel de pobreza. En el área metropolitana de Boston, la pobreza alcanza el 31% de los boricuas, mientras que en Hartford  la proporción es de 26.5%. Cuando se examina el asunto por edad, la pobreza puede percibirse aún más intensa. En Springfield , casi el 50% de los puertorriqueños menores de 18 años viven bajo el umbral de pobreza, según los estándares federales.

Actualmente, en Puerto Rico, el 46% de las personas viven con ingresos que los colocan por debajo del umbral de pobreza. Para el 2017, un individuo con ingresos menores a los $12,060 es considerado pobre. 

Las industrias más comunes con boricuas

El más reciente perfil del migrante propone que la mayor parte de los trabajadores que se marchan de la isla se desempeñaron en el 2016 como personal administrativo de oficinas (6,822), seguido por operadores de líneas de producción (5,445), vendedores (4,870), preparadores de alimentos (3,264) y personal encargado del movimiento de materiales (3,139).

 La llamada fuga de médicos, según los datos recopilados en el perfil, se concretó con la partida de 382 galenos. El caso de los profesionales de enfermería, sin embargo, fue más dramático. En total, se marcharon de la isla 1,376 de estos trabajadores de la industria de la salud.

El 82% de los 2.2 millones de boricuas que trabajan en los Estados Unidos están empleados en el sector privado, mientras el 4% tiene su propio negocio. El 14% de los empleos ocupados por boricuas son en el gobierno. En Puerto Rico, esa cifra sube a 22%, según datos del Negociado del Censo.  

Por otro lado, la mayor parte de los que inmigraron o regresaron a Puerto Rico eran vendedores (1,383) o educadores (1,101).


💬Ver 0 comentarios