El secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado. (GFR Media) (semisquare-x3)
El secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado. (GFR Media)

Ante el informe de la Universidad George Washington (GWU) que subraya la falta de preparación del Departamento de Salud para atender la emergencia después del paso del huracán María, el secretario Rafael Rodríguez Mercado defendió hoy, miércoles, la gestión de la agencia, y el personal que recién entraba al gobierno cuando el ciclón devastó la Isla el pasado septiembre.

“Esto (el huracán) pasó a nueve meses de entrar al gobierno y utilizamos todos los protocolos anteriores. No esperábamos que este huracán fuera de tanta magnitud. Pero, cabe mencionar, sí teníamos protocolos. Desde que yo comencé en la oficina realizamos ejercicios con la Agencia federal de Salud, donde hicimos simulacros junto al Departamento de Defensa para no solamente huracanes, sino para ataques biológicos, tsunamis y terremotos”, dijo Rodríguez Mercado después de la inauguración del Centro de Servicios Integrados en Río Piedras.

“Nunca nos esperábamos (un huracán) tipo cuatro que cogiera toda la Isla. Recuerda que teníamos un sistema eléctrico malo, que se perdió la comunicación. Para llevar a cabo los protocolos necesitas comunicación, electricidad. Por ejemplo, al otro día del huracán, el Departamento de Salud éramos 10 personas, con mi chofer y recepcionista.  Tú establecer los protocolos, no tendiendo gente, pues se hace difícil”, agregó.

Según el estudio de GWU, encomendada por el gobierno, las muertes causadas por el huracán María alcanzaron 2,975. El informe, además, determinó que fueron los más pobres, junto con los hombres de más de 65 años, los más afectados.

El documento menciona, además, al Departamento de Seguridad Pública (DSP) y a la Oficina Central de Comunicaciones (OCC).

Sobre Salud, el estudio denuncia que hubo falta de personal para atender la emergencia, así como ausencia de comunicación, guías y entrenamiento para los doctores conocer cómo certificar muertes a causa de desastres.

Rodríguez Mercado aprovechó que tenía en el bolsillo de su chaqueta una copia de una certificación de defunción, otorgada por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y usado en la Isla, y señaló la parte donde están las instrucciones para certificar la causa de un deceso.

El encasillado que indicó el funcionario, identificado en el papel como Pregunta 25- Parte II (otras partes significativas), lee que “anote todas las enfermedades o condiciones que contribuyeron a la muerte pero que no fueron reportadas en la cadena de eventos de la Parte I, y que no resultaron en la causa básica de la muerte”.

“El personal del Registro Demográfico tiene que estar bien claro que Salud lo que hace es que recibe todos los certificados de defunción, certificados por un médico licenciado, de Forense, de hospitales. El protocolo bien conspicuo. Si una persona muere en la casa, o en un evento traumático, ese paciente por lo regular pasa a medicina Forense y los patólogos son los que llenan el certificado y nos lo someten a nosotros”, explicó.

“En resumen, hay unos protocolos que se establecieron en octubre por la CDC y nuestra directora del Registro Demográfico (Wanda Llovet Díaz) participó de esos talleres. Pero son más cuando ocurren eventos catastróficos como un terremoto que muere la gente en la calle. Lo que quiero que esté claro es que en Salud nosotros lo único que hacemos es recibir los certificados de defunción que son firmados por médicos licenciados. Nosotros no estamos envueltos en catalogar tipos de muerte”, recalcó.

Rodríguez Mercado resaltó que Salud sí tendrá la oportunidad de comunicarse con el CDC para que envíe un equipo a Puerto Rico y revise los certificados, preocupación que llevará a la Comisión 9-20, creada por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares, que se encargará de revisar y reformar los protocolos y los procesos que sigue el gobierno durante situaciones de emergencia y catástrofes.


💬Ver 0 comentarios