Ayer fue el primer día de reapetura de los comedores escolares en el toque de queda. (GFR Media)

El secretario de Educación, Eligio Hernández Pérez, ordenó que 19 empleados de la Escuela Elemental Urbana de Guaynabo permanezcan en cuarentena preventiva en sus hogares luego que una supervisora de comedores escolares que les ofreció un adiestramiento arrojara positivo al coronavirus.

“A pesar que el protocolo del Departamento de Salud solo exige que las pruebas se hagan a las empeladas de comedores escolares (cocineras), la Autoridad Escolar de Alimentos, adscrita al Departamento de Educación, determinó ampliar la lista e incluir a los que participan en la operación de almuerzos de emergencia. Ayer, miércoles, una supervisora de comedores se hizo la prueba rápida de COVID-19 y su resultado fue positivo”, expresó Hernández Pérez en declaraciones escritas.

La supervisora utilizó guantes y mascarilla durante la orientación sobre derechos civiles que ofreció y mantuvo distancia del resto de las personas, indicó el secretario.

No obstante, las 13 empleadas de comedor escolar, dos directores escuelas, dos enfermeras y dos guardias de seguridad que estuvieron presentes fueron ordenados a ir a su casa y a estos se les realizará la prueba molecular para diagnosticar COVID-19, adelantó Hernández Pérez.

Asimismo, el Municipio de Guaynabo se encarga de la desinfección del plantel.

“Los servicios de almuerzos para la población de 1 a 18 años de Guaynabo no se afectarán; en el segundo comedor se aumentó la cantidad de porciones y se dará apoyo desde otro comedor contiguo al municipio”, sostuvo Hernández Pérez.

“Los trabajos continuarán en la Escuela Urbana con un equipo de trabajo adicional, que fue activado en sustitución de los que fueron removidos. Hoy se están haciendo las pruebas para reportarse al comedor, una vez tengan los resultados finales”, añadió.

Ayer se reabrieron los comedores escolares por primera vez durante el toque de queda para proveer alimentos calientes a menores de 1 a 18 años.


💬Ver 0 comentarios