Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La organización continuó porque las donaciones no han parado, lo que permitirá extender la asistencia a la isla

Desde que el huracán María azotó a Puerto Rico, la Hispanic Federation se convirtió en el puente para una gran cantidad de las donaciones de los boricuas que viven Estados Unidos.

En una primera fase de respuesta a la emergencia, la organización, con sede en Nueva York y fundada en 1990 por Luis Miranda –padre del dramaturgo Lin-Manuel Miranda–, logró distribuir, en ayudas, $17 millones entre casi 60 organizaciones sin fines de lucro de la isla. Los donativos eran para apoyo directo a las comunidades.

La satisfacción de la organización continuó porque las donaciones no han parado, lo que permitirá extender la asistencia, y porque han tenido la ayuda de voces locales, que han permitido que en el Congreso se conozca lo que sucede en Puerto Rico durante el proceso de recuperación.

El presidente de la Hispanic Federation, José Calderón, destacó que la organización se ha encargado de mantener vivo el tema de Puerto Rico en la capital federal llevando a las oficinas de congresistas a los líderes comunitarios que conocen de primera mano la situación y las consecuencias de la respuesta del gobierno federal tras el ciclón.

Calderón indicó que el grupo más reciente fue de 10 directores y representantes de entidades comunitarias, que han logrado desarrollar proyectos de recuperación con las donaciones gestionadas por la Hispanic Federation. Dijo que en la delegación había, por ejemplo, de líderes de Yauco, del Caño Martín Peña en San Juan y Punta Santiago en Humacao.

“Ellos hablan directamente con miembros del Congreso, para dejarles saber ‘estas son las necesidades’, ‘estas son las realidades del puertorriqueño hoy en día, que todavía sigue sin electricidad, empleo, vivienda, sin un montón de otras cosas’”, sostuvo Calderón.

“Son las voces más efectivas, porque decirlo nosotros no es lo mismo que lo diga alguien que está viviendo esa realidad todos los días. Vamos a seguir porque el gobierno federal no ha tenido la voluntad ni el liderazgo para apoyar a Puerto Rico de la forma que tenía que hacerlo”, agregó.

De igual manera, han hecho énfasis en promover la inscripción de los cientos de miles de ciudadanos que han emigrado de la isla a estados como Florida y Pensilvania, así como a Carolina del Norte y Ohio, donde consideran que se pueden convertir en una fuerza electoral que podría decidir elecciones.

“Para que esas visitas al Congreso sean más efectivas, lo que vamos a decir es que existe ahora mismo una cantidad de puertorriqueños que están exigiendo que se tome acción por Puerto Rico”, añadió Frankie Miranda, vicepresidente ejecutivo de la Hispanic Federation.

Mientras continúan con el cabildeo, la entidad se adentra en una segunda fase que apoya proyectos de agricultura, energía, vivienda, educación, salud física y mental, además de una serie de iniciativas para fomentar los empleos.

La directora de operaciones en Puerto Rico, Charlotte Gossett Navarro, apenas puede describir con palabrasla reacción de las personas y organizaciones les ha llegado la ayuda.

Destacó la reconstrucción de techos y casas a través de los Centro Sor Isolina Ferré y el Proyecto ENLACE del Caño Martín Peña, el Centro Microempresas y Tecnologías Agrícolas Sustentables en Yauco, Casa Solidaria Matria en Orocovis, asistencia a pequeños negocios en Humacao y un proyecto de filtros de agua y energía solar a través de la entidad Para La Naturaleza.


💬Ver 0 comentarios