Las seis escuelas laboratorios de la Universidad Interamericana comenzarán las clases este miércoles. (GFR Media)

Instituciones privadas de educación primaria y secundaria alrededor de la isla se han dado a la tarea de, al igual que el sector público, encomendar inspecciones de sus estructuras para detectar los posibles daños causados por los terremotos de los últimos días ante de reabrir sus puertas a estudiantes.

Ante la preocupación de padres, empleados y estudiantes por la integridad de las estructuras educativas, muchos colegios han pospuesto el inicio del segundo semestre escolar, señaló la directora ejecutiva de la Asociación de Educación Privada, Ivette Náter.

La inmensa mayoría de las escuelas, por su cuenta, han contratado ingenieros para que se encarguen de las inspecciones”, expresó Náter.

Las escuelas privadas operan de forma autónoma y cada una determinó cómo actuar ante la emergencia causada por el aumento en actividad sísmica de los últimos días, en especial tras el terremoto de magnitud 6.4 del 7 de enero, reitero Náter. Sin embargo, en conversaciones telefónicas con administradores escolares, Náter confirmó que incluso hay escuelas que han repetido las inspecciones tras el temblor de magnitud 5.9 de sábado.

“La tranquilidad de los padres sigue siendo crucial para cada institución privada. Bajo esa premisa, no puedo decir que el 100% de los colegios porque hay escuelas con las que no he podido comunicarme, pero con las que he tenido comunicación, todas se están moviendo para hacer inspecciones oculares y físicas, detalladas, por ingenieros estructurales”, destacó Náter.

Algunos colegios, particularmente de la zona metropolitana y la región norte, reiniciaron hoy las clases, según pudo constatar El Nuevo Día.

Por ejemplo, el Colegio Marista, en Guaynabo, dedicó su primer día a repasar con sus alumnos las medidas en caso de un terremoto y puso a disposición de los padres tanto la certificación que hizo un ingeniero estructural sobre la seguridad de las instalaciones como su plan de emergencias, indicó el presidente de la institución, el hermano Carlos Vélez.

“Los primeros preocupados e interesados en poder dar el servicio era la dirección y administración del centro. Al día siguiente del evento (sísmico) iniciamos las inspecciones con personal profesional”, expresó Vélez, quien destacó que enviaron constantes comunicaciones a los padres durante los pasados días, entre ellos el resumé del ingeniero estructural que inspeccionó el plantel, el perfil de la personas que revisó y aprobó su plan operacional de emergencias, y las conclusiones finales del ingeniero tras la inspección.

En otras regiones de la isla, las labores se reanudarán en los próximos días. A través de una portavoz, el director de Colegios Diocesanos de Arecibo, Antonio Pérez, detalló que hoy se entregó el informe que certifica que ninguno de sus seis colegios sufrió daños. Esta tarde se celebraría una reunión para determinar la fecha exacta en que comenzarán las clases en los colegios San Felipe y San Juan Bosco de Arecibo, Nuestra Señora del Carmen de Hatillo, San Rafael de Quebradillas, Nuestra Señora del Rosario de Vega Baja, y Nuestra Señora del Rosario de Ciales.

Mientras, las seis escuelas laboratorio de la Universidad Interamericana -ubicados en Aguadilla, Arecibo, San Germán, Ponce y dos en San Juan- comenzarán las clases este miércoles, 15 de enero, anunció el presidente de la Inter, Manuel Fernós.

Ninguna de nuestras escuelas sufrió daños. Todas han sido inspeccionadas por ingenieros”, indicó Fernós, quien destacó que las certificaciones estarán disponibles para que los padres las lean.

En la zona sur, no obstante, varios colegios han informado que sufrieron daños menores o han anunciado que realizarán inspecciones adicionales ante los constantes movimientos telúricos.

La Washburn School, en Ponce, emitió un comunicado en el cual informan que esta semana la escuela será inspeccionada nuevamente por un ingeniero estructural debido a la réplica de 5.9.

Asimismo, el director del Colegio Ponceño, el padre José Andrés Basols, informó en redes sociales que la institución será inspeccionada otra vez ya que sufrió daños con los temblores de la semana pasada. Sin embargo, Basols sostuvo que los daños identificados antes del sábado no comprometían la integridad estructural del colegio.


💬Ver 0 comentarios