La agencia ha recibido 496,186 reclamaciones del seguro de desempleo y PUA. (Ramón “Tonito” Zayas)

Unas 51,336 personas que cualificaron para recibir su seguro por desempleo regular o la ayuda del programa de Asistencia de Desempleo por Pandemia (PUA, en inglés) debido a los cierres por el coronavirus (COVID-19) no han recibido todavía su primer desembolso, mientras el secretario del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), Carlos Rivera, aseguró que busca agilizar el proceso de solicitud y pagos.

“Ya están pendientes para emitirse (los pagos), están en ese proceso”, afirmó el secretario en declaraciones a El Nuevo Día, sobre los casos ya cualificados.

“Conozco el estado de desesperación de muchos, de la situación, de la necesidad que tienen, y estamos comprometidos con hacer todo lo que esté a nuestro alcance para ir mejorando, sabemos que falta mucho”, dijo.

Hasta el 26 de junio, la agencia ha recibido 496,186 reclamaciones del seguro de desempleo y PUA. De ese total, 340,307 son los casos que han cualificado para la asistencia y que ya han recibido al menos un pago.

El secretario explicó que hay unos 48,258 casos en los que se han identificado “puntos controvertibles”, que se refiere a que la solicitud requiere alguna información adicional de conformidad con la reglamentación federal, de modo que entran en un proceso de revisión.

“El punto controvertible lo levanta el sistema. Cuando la persona somete esta solicitud, si por ejemplo hay algo dentro de la solicitud que posiblemente no cumple con el estándar federal o que le falta un documento para evidenciarlo, pues se levanta un punto controvertible”, indicó Rivera.

Asimismo, hay 56,285 personas que no han cualificado para recibir el seguro por desempleo, cuyos casos pasan por una segunda revisión, “porque puede ser que haya habido algún error en la solicitud del reclamante al poner la información y se verifica para ver si la persona cometió un error y puede ser elegible”, dijo el titular.

La tasa de desempleo en Puerto Rico se ubicaba en febrero en 8.5%. Luego del cierre de emergencia que entró en vigor el 15 de marzo en la isla, dicha tasa había aumentado hasta 20.6% al 20 de junio, la segunda más alta en todo Estados Unidos. La agencia indicó que espera porque el Departamento federal del Trabajo (DOL, en inglés) certifique los números más recientes para el nuevo cálculo de la tasa.

El Departamento de Trabajo y su administración han sido ampliamente criticados por la ciudadanía, debido a la lentitud en el procesamiento de casos, lo que ha provocado que personas desempleadas debido a la pandemia de COVID-19 no hayan recibido aún su primer cheque de asistencia.

Rivera indicó que se reunió con la gobernadora Wanda Vázquez el sábado para ponerla al tanto de cómo está funcionando la logística de procesamiento de casos y atención al público en el Centro de Convenciones, así como la logística utilizada en las oficinas regionales y las gestiones que persiguen mejorar los servicios.

En el caso de las regionales, se encuentran funcionando de forma parcial las oficinas de Caguas, Fajardo, Ponce, Mayagüez, San Germán y Arecibo. Estas oficinas no están recibiendo público de forma presencial, sino que se atienden los casos por cita mediante llamada telefónica. Rivera explicó que las personas reciben la información del día y hora de cita en un mensaje de texto o correo electrónico, y que se están otorgando de acuerdo con el nivel de antigüedad del caso.

“Tenemos una lista de las reclamaciones más viejas o las primeras que fueron presentadas, y estamos yendo con ese listado desde lo más antiguo hasta lo más reciente, para hacerle justicia a las personas que llevan esperando más tiempo”, manifestó. Si fuera necesario la entrega de algún documento, el solicitante podría entregarlo en un buzón en la oficina regional o a través de la página de Internet de la agencia.

El secretario dijo a nivel regional se están atendiendo unos 900 casos diarios, sin contar los casos que se atienden en el Centro de Convenciones, unos 4,000 entre los turnos 300 turnos de forma presencial y las solicitudes que se atienden en línea. Rivera indicó que el objetivo es redirigir parte de esa carga al servicio en las distintas regiones. Las oficinas de Coamo y Guayama podrían sumarse esta semana a la función de atención de casos por medio de llamadas. El titular también informó que también buscan agilizar los procesos mediante el pago por depósito directo, en lugar del envío de cheques.

“Nada más eliminar la parte de cheque nos acorta un montón (en tiempo), porque sabemos que en el gobierno sacar un cheque toma días o puede tardar una semana, versus que el depósito directo es de forma inmediata”, apuntó.

En el aspecto tecnológico, Rivera también discutió con la gobernadora los avances en las gestiones para la unificación de algunos aspectos de los sistemas del Departamento e Hacienda y el Trabajo, de modo que sea mínima la información que tenga que suministrar el ciudadano en una solicitud, debido a que datos como la información contributiva y el salario, ya estaría en manos del Trabajo.

Esto beneficiaría principalmente a los solicitantes del PUA, que son las personas que trabajan por cuenta propia o a trabajadores que no pagaban el seguro por desempleo regular.

“Nos encontramos trabajando para que pueda darse una integración entre ambos departamentos (Hacienda y Trabajo) y logremos compartir información. Lo que queremos es evitar mayores gestiones de la ciudadanía, si existe la posibilidad de que la data está disponible y podemos utilizarla sin tener que hacer otra gestión, nos inclinados a eso, pero va a depender de la parte tecnológica, de los programas, que se pueda interconectar un sistema con otro”, sostuvo, sin establecer una fecha estimada para que se concrete ese aspecto.


💬Ver 0 comentarios