Cuando están en el interior de la case, la familia deja las puertas abiertas para facilitar la movilidad de la cama en caso de que haya un temblor. (Ramón “Tonito” Zayas)

Yauco - Noel Sáez recibe todo el amor y todos los cuidados posibles de parte de su familia. Pero, en la zona sur se vive una nueva realidad y es que, hoy, a cinco días del terremoto de la madrugada de 7 de enero, en su hogar no hay electricidad.

El hombre de 73 años está postrado en una cama hace unos seis meses. Es paciente de Alzheimer, pero fue una caída lo que lo inhabilitó.

En los recientes días, tras los sismos ocurridos durante la pasada semana, la familia lo coloca debajo de una carpa instalada en la entrada del hogar o en medio de la sala de la residencia en el barrio Diego Hernández, sector Cotuy, de Yauco.

Cuando están en el interior dejan las puertas abiertas para facilitar la movilidad de la cama en caso de que haya un temblor.

Los días no han sido fáciles y el cuerpo de Sáez ya ha empezado a dar señales. Debido a la falta de electricidad el colchón especial que evita las úlceras en su cuerpo está apagado. Hoy le obsequiaron un generador eléctrico.

“Ellos han dormido todas las noches allí porque es bien difícil levantarlo”, expresó Andrea Sáez, en referencia a que duermen en el exterior de la residencia.

“El pasa la noche tranquilo, duerme toda la noche. Yo duermo en un sillón y si ocurre un temblor, empiezo a gritar desde allá: ‘salgan, salgan’. No es fácil”, compartió Shirley Alfonso, esposa de Noel, mientras le echaba repelente en el cuerpo.

La familia destacó la cantidad de ayuda que les ha llegado. Sostuvieron que es mucho mayor a la recibida en los días del huracán María. Ayer, una caravana de ciudadanos del área metropolitana que hicieron una convocatoria a través de las redes sociales, llegó a la comunidad a entrar suministros. “Ha sido bien bonito, han traído cosas para los niños, juguetes, payasos”, dijo Sáez.

La pareja sale del país el jueves. La hija le consiguió unos pasajes para trasladarse al estado de Pensilvania. Ahora, les falta coordinar la transportación terrestre entre Yauco y el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, sostuvo Alfonso. Moverlo en un vehículo es muy complicado.

“Ya mi hija habló en el aeropuerto de Estados Unidos y vamos a tener asistencia allá”, relató.

El Nuevo Día habló con la portavoz del Municipio de Yauco, quien se comprometió a hacer la gestión de traslado.


💬Ver 0 comentarios