"Dondequiera que se escondan ahí va a estar la justicia", gritó lloroso el hijo de quien fue presidente de la Unión de Empleados de la Corporación del Fondo del Seguro del Estado.

Al ritmo de salsa y entonando estribillos de resistencia, decenas de empleados públicos, compañeros de trabajo y familiares le dijeron “hasta luego” esta tarde al líder sindical, Francisco “Kiko” Reyes Márquez.

Quien fuera el presidente de la Unión de la Corporación del Fondo del Seguro del Estado (CFSE) fue sepultado hoy, jueves, en el cementerio Los Cipreses en Bayamón tras ser asesinado el pasado viernes, 27 de diciembre, víctima inocente de un tiroteo mientras transitaba con su esposa y uno de sus hijos por la carretera PR-887, debajo del puente de la Ruta 66, en Carolina. En la balacera también perdió la vida el presunto blanco de los disparos, Christian Manuel Díaz Abreu, quien cumplía una probatoria federal por narcotráfico, según la Policía.

El sepelio se caracterizó no solo por las palabras de aliento y respeto para la familia de quien fuera padre biológico de cinco hijos y adoptivo de tres, sino que, a su vez, sirvió de espacio para pedir la unión de todos los sindicatos con el gobierno en búsqueda de “un mejor país”.

“Quedarse con los brazos cruzados no puede ser entre las consideraciones porque nuestro país se nos escapa a pasos agigantados. Tenemos un motivo para luchar por rescatar de la violencia a esta isla que tanto amamos. La muerte de Kiko y de tantos como él nos tienen que provocar para bien”, expresó Lizbeth Mercado Cordero, nueva presidenta de la unión de la CFSE.

A sus palabras se unió el presidente de la Junta Permanente de Organizaciones Laborales, Juan Osorio, quien hizo un llamado para comenzar un proceso de diálogo con el que se concreten propuestas para atender la ola criminal que aqueja a la isla.

“Kiko no quería vivir en un país como en el que vivimos hoy: atemorizados por la violencia y en definitiva me uno a las palabras de que tenemos que organizarnos en unidad y propósito para aspirar a tener un Puerto Rico mejor”, manifestó Osorio.

La familia del fenecido, por su parte, se dirigió a la gobernadora Wanda Vázquez Garced y al comisionado de la Policía, Henry Escalera, para exigirles que aumenten sus esfuerzos en aras de esclarecer este caso.

Fueuno de los hijos de Reyes Márquez, José Reyes Rivera, quien, alzando la voz entrecortada, pidió que “este no sea un crimen más” y que se haga justicia.

“Quiero recalcar que hablo de justicia y no de venganza, aun sabiendo que la justicia no me devolverá a mi padre, pero le da tranquilidad a mi familia y a un pueblo puertorriqueño, porque no hay otro criminal en la calle”, exclamó, entre lágrimas.

Autoridades anticipan que entrevistas serán determinantes

Mientras se desarrollaba el sepelio, el director del Cuerpo de Investigación Criminal del área de Carolina, Carlos Nazario, dijo que varias entrevistas que están en agenda para los próximos días podrían ser determinantes para el curso de la pesquisa sobre el doble asesinato.

"Nos van a brindar información importante relacionada a Christian, para de ahí partir a qué ángulo nos vamos a estar dirigiendo", comentó Nazario.

"No tenemos sospechosos. Pero, de acuerdo con la investigación, algunos podrían convertirse en sospechosos", abordó.

La familia le envía mensaje a criminales

El hijo de Reyes Márquez, incluso, compartió una anécdota que vivió junto a su padre para lanzarle un mensaje al o los responsables del asesinato.

“Recuerdo hace once o doce años atrás que fui a donde mi papá nervioso porque tenía que dar un informe oral y mi papá me miró a los ojos y me dijo: mira a la gente y hazle un chiste para que te ganes la confianza. Y hoy el chiste es dirigido a los autores de este crimen, a los autores de este vil asesinato y es que detrás de ustedes está la justicia y donde quiera que se escondan ahí está la justicia y los van a encontrar”, sostuvo Reyes Rivera.

Fue el hermano de “Kiko”, Jesús Reyes Márquez, quien calmó el coraje de su sobrino estableciendo que la “única justicia la tiene el Dios de los cielos”.

Indicó que está de acuerdo en que este caso se debe hacer justicia, pero sostuvo que se debe hacer de la manera correcta, “con la misma responsabilidad que se le da a los crímenes de cuello blanco o a las personas adineradas”.

“La intención no es solo resolver la situación de mi hermano, sino que para que los que están en la calle sepan que cuando tú vayas a cometer un crimen se va a saber y se va a resolver. De todo corazón yo quiero que sepan que las personas que tuvieron que ver con esto directa o indirectamente. Quiero que sepan que de todo corazón no guardo rencor para ninguno de ellos, que los perdono de todo corazón”, expresó.


💬Ver 0 comentarios