Son cientos los ciudadanos en el área sur que se niegan a regresar a sus hogares por el miedo a que un nuevo sismo haga colapsar el techo de sus residencias. (Ramón “Tonito” Zayas)

Como si para los cientos de ciudadanos, en la región suroeste, que duermen a las afueras de sus hogares eso no fuera suficiente, ahora se enfrentarán a un complicado pronóstico del tiempo desde hoy, jueves, hasta el resto del fin de semana.

El meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología (SNM) Emanuel Rodríguez expresó que desde esta noche el viento tendrá una velocidad sostenida entre 15 a 25 millas por hora (mph) y posibles ráfagas que pueden ascender a las 30 millas por hora. Al mismo tiempo, no se descarta el desarrollo de aguaceros pasajeros en esa zona, por lo que levantó la voz de alerta.

“Ese panorama del tiempo se extenderá para toda la isla, pero tomando en cuenta el estatus de ellos (refugiados) hay que prestarle atención. Para hoy tendremos lluvias pasajeras en toda la isla, pero ya en la tarde esos aguaceros se concentrarán en el suroeste ya que el viento los arrastrará hasta allá”, indicó Rodríguez.

Tras el terremoto de 6.4 que sacudió a la isla el pasado martes a las 4:24 de la madrugada, son cientos los ciudadanos que han decidido pasar el día y la noche a las afueras de sus hogares, en sus carros o en estacionamientos amplios con otras comunidades ante el temor de que el techo de sus residencias colapse durante un nuevo sismo.

Hasta la tarde de ayer, la Administración de Vivienda Pública detalló que la cantidad de refugiados había aumentado a 2,267 personas provenientes de 15 municipios. La agencia tenía 18 refugios habilitados en 15 municipios, en los cuales se contabilizaron 125 menores alojados con sus familiares.

“Lo que ocurre es que tenemos un sistema de alta presión que se está fortaleciendo en aguas del Atlántico y arrastra algunos parchos de lluvias hasta el área local. Este patrón deberá continuar hasta inicios de la próxima semana”, advirtió Rodríguez.

Aunque el meteorólogo recalcó que las lluvias no deberán generar fuertes tronadas ni provocar acumulaciones significativas de precipitación, expuso que deberá tomarse en cuenta el evento de fuertes vientos para prevenir que los refugios que se han habilitado con carpas, en los municipios del sur, se afecten.

“Que tengan bien presente que este evento comenzará hoy y deberá comenzar a disminuir para el próximo lunes”, indicó.

Aunque el miedo que ha causado la constante actividad sísmica ha disminuido la asistencia de ciudadanos a las playas, el SNM advirtió, a su vez, que las condiciones del mar no estarán aptas para bañistas a consecuencia del fuerte viento.

“El viento sopla tan fuerte que el oleaje fluctuará entre cinco a 12 pies de altura. De hecho, hay un riesgo alto de corrientes marinas para las playas de la costa norte y se irán añadiendo más playas a medida en que se complique el evento de fuertes vientos”, sostuvo Rodríguez.

Explica evento de marea baja

Por los pasados días, y ante los constantes movimientos sísmicos, varios usuarios de las redes sociales han levantado la voz de alerta al percatarse de que el mar, presuntamente, se retira de la costa, pero esas aseveraciones no son correctas.

De acuerdo con Rodríguez, el mar no se está retirando a consecuencia de los sismos, sino que la marea está bajando en respuesta a la cercanía de la luna a la tierra.

“La marea baja es un fenómeno que ocurre diariamente, en esta ocasión la luna está en su punto más cercano a la tierra por lo que vemos la marea baja más pronunciado”, dijo el meteorólogo.

“De acuerdo con el mareógrafo de la playa Magueyes en Lajas, la marea baja para hoy será a las 11:27 de la noche. El agua deberá estar un cuarto de pie por debajo de lo normal. Mañana, de nuevo, a eso de las 10:00 de la mañana tendremos marea alta con cerca de tres cuartos de pies (ocho pulgadas)”, explicó Rodríguez.


💬Ver 0 comentarios