El bebé de tres meses murió asfixiado en el carro de su padre que estaba en el estacionamiento de la fábrica en la que laboraba. (Gerald López Cepero)

La secretaria del Departamento de la Familia, Glorimar Andújar, confirmó hoy, viernes, que el centro de cuido Pasitos del Futuro donde estaba matriculado el infante de tres meses que falleció ayer tras ser olvidado dentro de un vehículo en Juncos podría perder su licencia por no haber cumplido con el protocolo de llamadas preventivas de esa agencia.

El protocolo, que está vigente desde enero de 2014, establece que si el menor no ha llegado al centro de cuido pasados 30 minutos desde la hora reglamentaria, la administración del cuido deberá llamar y comunicarse con la madre, el padre o tutores del menor, de acuerdo con una lista de no menos de tres contactos.   

La funcionaria indicó a El Nuevo Día que de la investigación preliminar se desprende que ninguno de los familiares recibió una llamada del centro procurando por el bebé como se estable en el protocolo.

“Se supone que los cuidos tengan una lista de, al menos, tres personas contacto y nadie fue alertado. Ahora, como parte de la investigación, se verifica el registro de llamadas para corroborar”, dijo Andújar. “Ahora mismo, tanto personal del área del licenciamiento como de maltrato institucional están trabajando con el centro para verificar si cumplieron o no el protocolo”.

Si la investigación final de la agencia resulta en que la administración del cuido no ejecutó el protocolo como se desprende inicialmente, el centro de cuido se expone a perder su licencia para continuar labores, sin derecho a renovarla o retomarla.

“Esta investigación se está pidiendo con carácter de urgencia. De hecho, esperamos para la semana un informe preliminar”, aseveró la secretaria. “El departamento siempre va a estar velando por el bienestar de los menores y los centros de cuido también tienen una responsabilidad muy grande. Se les va a enfatizar a través del área de licenciamiento que no solo es cumplir, sino también ejecutar”.

"Estamos aprovechando y haciendo un llamado a todas las personas que tienen menores en estos centros de cuido que nos informen y nos dejen saber si los centros no cumplen con estos protocolos. El número de la línea de maltrato 1-800-981-8333 línea de orientación 787-977-8022", agregó.

El infante de tres meses falleció ayer por asfixia tras ser olvidado por su padre en el interior de un vehículo Mitsubishi, color negro, en el estacionamiento de la farmacéutica Medtronic, en Juncos.

Según la información preliminar que brindó la fiscal del caso, Maribel Mojica, el padre del menor aseguró que en ningún momento recibió una llamada del centro de cuido para procurar por el bebé.

Existe legislación

Sobre este caso, el representante popular Carlos Bianchi Angleró resaltó a El Nuevo Día que este protocolo surgió de una medida de su autoría que se convirtió en ley en 2014, bajo el gobierno de Alejandro García Padilla, pero sufrió enmiendas en 2018 tras la aprobación de ambas cámaras en la legislatura y que fueron firmadas por el ejecutivo.

El legislador se expresó preocupado ante la confusión que se generó desde el día de ayer sobre la responsabilidad de un centro de cuido en un caso donde un padre o una madre olvidan llevar a su hijo a la institución.

“El problema que tiene el país es que la Asamblea Legislativa tiene la responsabilidad de legislar, pero le corresponde al Departamento de Estado y al Ejecutivo cumplir, pero no las ponen en vigor. A mí me consta que se aprobó y se le notificó a los centros de cuidos sobre este protocolo”, estableció Bianchi Angleró.

"Corresponde al Departamento de la Familia fiscalizar a estos centros", puntualizó.

Este medio contactó vía telefónica al centro de cuido para obtener una reacción, pero al momento, no ha sido posible establecer contacto. 

Alcalde ayuda a la familia

Por su parte, el alcalde de Juncos, Alfredo “Papo” Alejandro Carrión, aseguró que el municipio permanecerá atento al desarrollo de este caso y brindará ayuda a la familia del bebé fallecido.

“Yo conozco al papá que comenzó en esa fábrica (Medtronic) como guardia de seguridad y siguió escalando. Es un buen muchacho. También conozco a su abuela”, expresó el ejecutivo municipal sobre la familia que reside en un bario de ese pueblo.

En cuanto a la investigación preliminar del centro de cuido Pasitos del Futuro, Alejandro Carrión se limitó a decir que “aunque no es mi intención adjudicar culpas, entiendo que se debe evaluar si se cumplió con las reglas y procedimientos”.

“Yo tengo un centro de cuido de más de 200 niños y niñas, y siempre se llama a mamá y papá cuando no llegan al cuido. En esta ocasión, no sé qué pasó aquí”, finalizó.


💬Ver 0 comentarios