Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Bajo investigación. El establecimiento de una planta procesadora y de incineración de basura en el barrio Magueyes, en Barceloneta, es objeto de una pesquisa legislativa.

La resolución investigativa, radicada por el vicepresidente de la Cámara de Representantes, Gabriel Rodríguez Aguiló, busca que la Comisión de Desarrollo Integrado de la Región Norte investigue el impacto que tendría en dicha comunidad la obra propuesta, así como los estudios previos a la otorgación de permisos.

“Esta investigación va dirigida a proteger los derechos de los residentes del lugar donde se proyecta establecer la planta incineradora de basura, así como de las comunidades adyacentes. Al momento, se desconoce si se ha realizado algún estudio a estos fines”, dijo Rodríguez Aguiló en declaraciones escritas.

Según el legislador, aunque se han buscado alternativas para lidiar con el recogido y disposición de la basura, usualmente se recurre a soluciones a corto plazo. Agregó que estudios previos han detectado que las plantas incineradoras generan más problemas ambientales de los que buscan mitigar.

Según datos de la Autoridad de Desperdicios Sólidos, se estima que diariamente los puertorriqueños generan unas diez mil toneladas de basura.

Camila Feibelman, del Sierra Club, informó que esta semana residentes de Barceloneta radicaron un recurso de revisión ante el Tribunal Apelativo cuestionando la validez de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de la Compañía Sunbeam Energy que propone incinerar 272 toneladas de basura diariamente en la comunidad de Magueyes.  La DIA de este proyecto fue aprobada súbitamente por la Junta de Calidad Ambiental (JCA) el pasado 28 de diciembre de 2011, justo en medio del receso Navideño.

Feibelman informó que la JCA tiene veinte días para responder. La comunidad está invitando a un foro educativo el próximo 28 de enero a las 3:00 p.m. en el salón parroquial de la iglesia católica Nuestra Señora de las Victorias, ubicada en el Cruce Dávila, en Barceloneta.

Por su parte, Luis Jorge Rivera, científico ambiental de Iniciativa para un Desarrollo Sustentable (IDS), informó que el dilema de obras como esta es que se están impulsando de forma espontánea, sin contemplar un plan integral energético.

Además, comentó que se ha notado una marcada reducción en el consumo energético de la Isla, lo que no explica la razón de querer aumentar su capacidad.


💬Ver 0 comentarios