Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El tercer sector será clave en el proceso de reconstrucción de Puerto Rico, tras la devastación causada por el paso del  huracán María. (Archivo / GFR Media) (semisquare-x3)
El tercer sector será clave en el proceso de reconstrucción de Puerto Rico, tras la devastación causada por el paso del huracán María. (Archivo / GFR Media)

La aportación de $5 millones que harán las fundaciones estadounidenses Rockefeller, Open Society y Ford impactará la labor de reconstrucción que desarrollan en la isla las entidades que forman la Red de Fundaciones de Puerto Rico.

De esta cifra, $1.5 millones ya fueron destinados a la creación - a través del Centro para la Nueva Economía (CNE)- de la Comisión Asesora sobre un Puerto Rico Resiliente, desde donde se abordará un plan para reconstruir el país.

Los fondos restantes se utilizarán para hacer una evaluación de los daños y así facilitar el proceso de reclamación a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), así como para fortalecer los esfuerzos de la Red de Fundaciones.

“Van a hacer de la Red como el partner de ellos aquí en temas filantrópicos. Todo esto con el objetivo de fortalecer el tercer sector”, detalló Rafael Cortés Dapena, presidente de la Red de Fundaciones.

Cortés Dapena sostuvo que la iniciativa no solo allega nuevos fondos para la recuperación de la isla, sino que implica también un intercambio de conocimiento sobre cómo se trabajó la reconstrucción de los estados que han sido impactados por eventos atmosféricos, como fue el caso de Nueva Orleans, Nueva York y Nueva Jersey.

“Lo que es la autogestión, las comunidades, las entidades con base comunitaria van a ser fundamental para lograr el Puerto Rico que aspiramos. Con esta alianza, tenemos mejores instrumentos para fortalecer este sector”, insistió el licenciado.

Cortés Dapena desconoce qué porción de esos $5 millones irán destinados a la Red de Fundaciones. Pero sostuvo que, además, vienen a fortalecer el fondo “Adelante Puerto Rico” a través del cual esperan recaudar $3 millones. AL momento, han logrado recoger $1.7 millones.

“El tercer sector es un maestro en maximizar cada uno de sus escasos recursos y oferta de servicios. Conocen en profundidad a las comunidades a las que sirven y son, sin duda alguna, el gran safety net de nuestra isla”, puntualizó Cortés Dapena.

Tras el azote del Huracán María, las organizaciones han sido esa primera respuesta posterior a la emergencia. Desde entonces, han repartido cientos de comidas calientes, activaron un ejército de voluntarios y han levantado millones de dólares, algunos de los cuales ya han sido distribuidos.

Algunos de esos grupos del tercer sector aún se encuentran en la fase de respuesta inmediata, etapa que se prolongó más tiempo de lo estimado. Todavía hay familias en comunidades lejanas que necesitan alimentos y agua.

Invaluable

Cortés Dapena reconoce la aportación de estas entidades extranjeras y la importancia de que se acerquen a Puerto Rico en estos momentos de necesidad. Con algunas, dijo, por años se había intentado establecer lazos de colaboración, pero no fue hasta ahora que esa conexión fue posible.

“Vienen a fortalecer y ayudarnos a pensar cuáles son los segundos y terceros pasos, qué es lo que tenemos que pensar en términos de la reconstrucción, cuáles son los retos y cómo ellos manejaron esos retos”, expresó.

Reconoció que el proceso de recuperación y reconstrucción será largo. Mientras, el gobierno no contará con los recursos necesarios ante la crisis fiscal que atraviesa. Es ahí cuando el papel del tercer sector será fundamental y que este cuente con las herramientas necesarias para encaminar y dirigir esa fase.

“Mi experiencia con este sector es que las personas están con un espíritu de lucha para sacar adelante a Puerto Rico. No capto un pesimismo, sino un positivismo de que vamos a salir adelante”, señaló esperanzado.


💬Ver 0 comentarios