La Junta Fiscal actualmente promueve dos renegociaciones de la deuda, similares a la que se alcanzó con los acreedores de Cofina. (Xavier J. Araújo Berríos)

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) defendió hoy la reestructuración de la deuda del Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina) y afirmó que con este entendimiento el gobierno de Puerto Rico está ahorrando, este año, $370 millones adicionales en pagos a sus acreedores.

El portavoz del organismo fiscal, Edward Zayas, sostuvo, además, que los bonistas de Cofina tenían las protecciones legales más robustas si se compara con acreedores de otros créditos emitidos por el gobierno puertorriqueño. La deuda de Cofina es la que se paga con el Impuesto sobre las Ventas y Uso (IVU).

“Es el mejor acuerdo que se puede alcanzar dentro de las circunstancias”, dijo Zayas al responder a las críticas que la semana pasada hizo la organización Espacios Abiertos al acuerdo que este mes cumple un año de su aprobación.

Según el análisis de Daniel Santamaría Ots, analista senior de Espacios Abiertos, el acuerdo de Cofina no es sostenible porque se basa en premisas económicas que subestiman el efecto de los recortes en el gasto gubernamental y sobreestiman los ahorros de las reformas en las agencias.

Del mismo modo, Santamaría Ots cuestionó el recorte al principal de la deuda de Cofina ya que, en el mejor de los casos, se condonó el 44% de lo adeudado, cuando esa deuda llegó a cotizar en los mercados secundarios de valores con descuentos de hasta 80% del valor original. Es decir, los acreedores, en Wall Street vendían los bonos de Cofina con un 80% de descuento, pero la Junta Fiscal, al renegociar esa deuda apenas obtuvo un descuento de 46% en el mejor de los escenarios.

“Es bonito decir que los mercados estuvieron a cierto nivel en tal momento, pero ese factor no es el principal ni el más importante en un proceso como este (de bancarrota)”, manifestó Zayas.

El portavoz de la Junta recordó que por disposición legal el acuerdo tiene que ser aprobado por al menos una de las clases de acreedores, quienes serían los principales afectados por un recorte sustancial de la deuda. Un análisis de Espacios Abiertos propone que el recorte de la deuda puertorriqueña debe rondar entre el 80% y el 90% de lo adeudado. El acuerdo de Cofina establece un recorte de 7% para los bonos clasificados como senior, y de 46% para los clasificados como subordinados.

Zayas resaltó que el acuerdo de Cofina no solamente provee para el manejo de la deuda, sino que da certeza sobre el futuro económico y fiscal del país, y libera fondos para que puedan ser usados en otros asuntos.

El saldo del acuerdo de Cofina, a un año de su aprobación, ocurre en momentos en que se impulsan acuerdos similares entre el gobierno y los acreedores de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y los bonistas de obligaciones generales.


💬Ver 0 comentarios