El portavoz de la mayoría en la Cámata, Gabriel Rodríguez Aguiló. (GFR Media)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

--

El portavoz de la mayoría en la Cámara de Representantes, Gabriel Rodríguez Aguiló, no anticipa problemas en que se apruebe el proyecto que busca cobijar, hasta 30 día después de finalizada la emergencia provocada por COVID-19, a profesionales de la salud con los límites de reclamaciones de impericia médica que actualmente aplican a sus colegas en el sector público.

La Cámara sesiona nuevamente el lunes que viene.

El Proyecto del Senado 1575 fue aprobado ayer en el Senado con cuatro votos en contra, cuatro abstenidos y cuatro ausentes. La pieza legislativa fue presentada por La Fortaleza, aunque se distancia dramáticamente del texto de la Orden Ejecutiva 2020-36, con que se viabilizaba una inmunidad aplicable a hospitales privados, las facilidades médicas y el personal clínico que esté atendiendo pacientes sospechosos de ser positivos a la enfermedad COVID-19 u otras condiciones de salud durante el estado de emergencia por la epidemia en Puerto Rico.

La orden tenía, como efecto, que la ciudadanía no pudiera presentar demandas por daños o muerte a consecuencia de alegados actos u omisiones.

Sin embargo, el proyecto de ley finalmente redactado por La Fortaleza y presentado después de que se diera una reunión entre los líderes legislativos y la gobernadora Wanda Vázquez Garced, dispone topes de $75,000 por reclamaciones individuales y hasta $150,000 cuando existen varias causas de acción o varios demandantes.Estos topes entrarán en vigor cuando la reclamación esa a raíz de servicios dados en apoyo al gobierno y relacionados a una emergencia, que la emergencia haya sido decretada por el gobernador o la gobernadora, que el servicio “no se apartó de la mejor práctica de la profesión” y que medió la prestación de servicios de salud bajo el estándar de cuidado razonable.

Rodríguez Aguiló indicó que ha presentado en el pasado legislación similar, por lo que no puede oponerse ahora y sostuvo que sus compañeros “no rechazan la medida, sino la forma en que lo hizo la gobernadora”.

El portavoz de la mayoría se refirió a cómo Vázquez quiso introducir esta nueva protección mediante Orden Ejecutiva. No fue hasta que el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, le advirtió que se necesitaba legislación que La Fortaleza radicó la medida, aunque sustancialmente distinta a la intención original.

“Si la intención es que hospitales privados puedan atender si la presión y la carga que conllevan los casos de impericia médica, lo favorezco”, dijo Rodríguez Aguiló. “Favorezco la pieza legislativa y espero que sea aprobada”.

Rodríguez Aguiló indicó que él favorece que el tope aplicable a reclamaciones sobre demandas de impericia médica sea el mismo independientemente de que haya una emergencia o no.


💬Ver 0 comentarios