(horizontal-x3)
David A. Skeel Jr. y Christian Sobrino durante una vista pública de la Junta de Supervisión Fiscal. (Gerald López Cepero)

Un nuevo choque por el bono de Navidad que se paga a los empleados públicos se avecina entre la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) y el gobierno de Puerto Rico.

Durante una vista pública celebrada ayer por la JSF, varios de sus funcionarios insistieron en cuestionar que los componentes del Departamento de Seguridad Pública (DSP) pagaran el bono el año pasado pese a tener dificultades con la nómina y anticiparon que será complicado para el gobierno continuar con ese beneficio.

Mientras discutían el jueves el panorama fiscal de los negociados del DSP, uno de los primeros momentos en que se levantó el cuestionamiento del bono fue cuando David A. Skeel, miembro de la JSF, le preguntó al jefe del Cuerpo de Bomberos, Alberto Cruz, porqué optaron por pagar el bono si no estaba en el Plan Fiscal y si sabía que no tendrían dinero suficiente para la nómina, pues reconoció que la agencia terminará con un déficit de $8 millones.

“Sí se pagó… porque se lo merecen”, contestó Cruz.

La directora de la JSF, Natalie Jaresko, dijo que, cuando sigan aumentando los ahorros fiscales proyectados, con el pasar de los años “será una decisión más difícil de tomar para el gobierno el gastar en el bono de Navidad, en vez de mantener su nómina y los salarios. Ya veremos según pase el tiempo”.

Por su parte, el presidente de la JSF, José Carrión, comentó que había hablado con el gobernador Ricardo Rosselló para que lo incluyera como parte del salario de los empleados “para que podamos hablar de un presupuesto diferente, pero optó por no hacerlo”.

Mientras, el representante del gobierno ante la JSF, Christian Sobrino, señaló que no le constaba que esa conversación haya tenido lugar.

No obstante, indicó que esa expresión de Carrión demuestra que el único problema de la JSF con ese bono es el nombre que tiene ese beneficio.

“Claramente esto es un asunto ideológico. Aquí el problema con el bono de Navidad es que se llama ‘bono de Navidad’”, dijo Sobrino.

Cuando se le preguntó si el gobierno lo pagaría en diciembre de este año, Sobrino indicó que “no vemos por qué no y considero que en el presupuesto que se ha sometido a la Junta, que está dentro de la cantidad que nos incluyeron en la carta de ingresos, hay espacio para pagar el bono de Navidad”.

“La única razón para que no se pague es porque la Junta insiste en enviar un mensaje, no sé a quién, de que por fin hicieron que no se pagara un bono de Navidad”, expuso Sobrino.

Agregó que “es una ridiculez, es una tontería cuando se hace la comparativa entre el cúmulo del bono de Navidad en todo el gobierno, con todo lo que se ha estado ahorrando en gastos operacionales, llora ante los ojos de Dios que sigan obsesionados con este tema, solamente porque se llame bono de Navidad”.

“Si se llamara ‘bono de compensación de fin de año’, estoy seguro de que no habría ningún problema”, expresó Sobrino. “El nombre no hace la cosa. El bono de Navidad fue establecido en los (años) 70, como un método de un plan de un pago deferido. Eso lo tiene la empresa privada y un tanto también en lo público”.

“No entiendo ni comprendo la racionalidad de seguir obsesionado con el tema de que se llama el bono de Navidad versus otro”, afirmó. “A lo que le tenemos que dar peso es por qué una JSF que tiene que atender un presupuesto de sobre $9,000 millones en ingresos locales al año… pues está obsesionado con una partida de $60 millones al año. Es una ridiculez”.


💬Ver 0 comentarios