Un programa del gobierno federal detalla que habrá apenas dos millones de habitantes en la isla.

El físico teórico de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, Michio Kaku, en su libro “La física del futuro”, anticipa que, al ritmo en que se desarrolla la tecnología, para el 2050 será posible desacelerar el envejecimiento de las personas a través de terapias con células madre.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, por su parte, estima que para ese mismo año la producción de alimentos en el planeta deberá haber aumentado en un 70 por ciento para poder alimentar los 2,500 millones de personas que se añadirán a la población mundial.

Para ese año también se suponía que las principales potencias económicas del mundo hubiesen reducido a la mitad sus emisiones de gases de efecto invernadero. Esta meta, sin embargo, podría no cumplirse debido a que el presidente estadounidense, Donald Trump, decidió revertir la participación de Estados Unidos en este pacto conocido como el Acuerdo de París.

En el caso de Puerto Rico, la población rondaría los 2,089,000 habitantes, según el programa International Data Base del gobierno federal. Esto representaría el 45 por ciento de la población que tenía Puerto Rico para el Censo de 2000.

Para el 2050, en Puerto Rico quedarían alrededor de 114,000 baby boomers y 205,000 personas de la Generación X. Los millenials compondrían el grupo generacional con más habitantes y ya estarían entrando a la edad que hoy día conocemos como de retiro (65 años).

La expectativa de vida apenas habría cambiado para ese año y seguirían saliendo de Puerto Rico más personas que las que llegan. Sin embargo, esa migración neta se estabilizaría con una diferencia anual de 17,000 personas, entre los que llegan y los que se van.

Esto contribuirá a la constante reducción poblacional. El otro factor será la baja en la natalidad. Se proyecta que unos 16,000 bebés nacerán en el 2050, mientras que unas 33,000 personas fallecerán.

El problema poblacional, sin embargo, podría ser peor que lo que se percibe en estos estimados. Por ejemplo, las proyecciones contenidas en el último plan que certificó la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) apuntan a que la población de Puerto Rico estará por debajo de los tres millones de habitantes para el 2023. El International Data Base propone, en cambio, que esto sucederá dos años más tarde, en el 2025.

La JSF atribuye esta aceleración, entre otras cosas, al éxodo provocado por los huracanes Irma y María.


💬Ver 0 comentarios