En la foto la Casa Alcaldía de Luquillo (semisquare-x3)
En la foto la Casa Alcaldía de Luquillo. (GFR Media)

La Oficina del Contralor informó hoy, lunes, que emitió una opinión cualificada sobre las operaciones del Municipio de Luquillo tras detectar, entre otras cosas, deficiencias en el proceso de contratación de obras y la realización de pagos durante los años 2014 al 2017. 

El informe revela que el ayuntamiento no obtuvo los permisos de construcción de la Oficina de Gerencia de Permisos (Ogpe) para el proyecto de reparación de la calle Herminio Díaz Navarro para el cual se destinaron $111,950. 

Asimismo, el documento establece que para la rehabilitación del malecón La Pared el municipio obtuvo el permiso de construcción de Ogpe nueve meses después de que comenzaron los trabajos. 

El documento también revela que funcionarios del municipio no entregaron los planos finales de estos proyectos, ni de el de la remodelación del Teatro Centro de Arte y Cultura. 

Del proyecto del teatro la Oficina del Contralor sostuvo que no se entregaron los informes de las 32 inspecciones diarias que se realizaron al proyecto, ni de las minutas de nuevas reuniones del progreso de la construcción. 

“Estas situaciones no permitieron a la Ogpe ejercer su función fiscalizadora e impidió a nuestros auditores verificar la corrección de los procedimientos, hecho que propicia la comisión de irregularidades”, estableció la oficina en una comunicación escrita. 

Entretanto, la auditoría también señaló deficiencias en los procesos de contratación de obras y en los pagos realizados. 

Según la contraloría, un asesor contratado por el ayuntamiento solicitó y recibió sin estar autorizado las propuestas de siete compañías para la reparación del sistema de aire acondicionado de la Casa Alcaldía. 

“Además, el director de compras adjudicó trabajos de pintura en la Alcaldía a una compañía cuya oferta era más cara. Este funcionario no documentó las razones para aceptar una oferta más costosa ni tampoco formalizó un contrato oficial sino un contrato de servicio sin las cláusulas requeridas por ley”, añade el informe. 

La auditoría puntualiza también que la Junta de Subastas del ayuntamiento adjudicó una subasta a una oferta más cara para la reparación de un muro en la avenida Díaz Navarro bajo el argumento de que el licitador de la oferta más económica la presentó en suma global y no en desglose de costos. 

No obstante, la Oficina del Contralor determinó que “dicho argumento no era un requisito para la adjudicación de los trabajos”.

Por otra parte, el informe también detalló que el municipio no obligó las asignaciones necesarias para el pago de tres contratos y cuatro enmiendas por $257,807. 

“Esta situación impide mantener un control efectivo de las partidas presupuestarias y puede propiciar litigios innecesarios”, afirma la auditoría. 


💬Ver 0 comentarios