López ha protagonizado algunas de las más importantes óperas en teatros de Argentina, Alemania, España, Francia, Austria y Suiza. (semisquare-x3)
López ha protagonizado algunas de las más importantes óperas en teatros de Argentina, Alemania, España, Francia, Austria y Suiza. (Vanessa Serra Díaz)

La película West Side Story marcó la vida de Ilca López Torres porque le ayudó a descubrir que tenía voz para cantar ópera.

Natural de San Juan e integrante de una familia que no tenía relación alguna con la música, Ilca ha desarrollado una carrera en la cual ha protagonizado algunas de las más importantes óperas en teatros de Argentina, Alemania, España, Francia, Austria y Suiza.

“Descubrí que tenía voz cuando salió la película West Side Story. Descubrí que tenía voz cuando entendí que podía hacer esa colocación vocal”, afirma la directora del Taller de Ópera y el Departamento de Canto del Conservatorio de Música de Puerto Rico.

En una entrevista a la que llegó con una gran sonrisa y una energía arrolladora, la mezzosoprano aseguró que ese fue el punto de inflexión en su adolescencia, pues “yo vengo de una familia que no sabe nada de música”. “Tenía un tío que tenía unos discos en mi casa y, cuando caí en la fiebre de West Side Story, los escuchaba y me convertí en una snob (que imita a personas de clase alta), porque yo pasé de los Beatles a la música clásica. Yo tendría como 14 años. Lo primero que escuché fue la Sonata de Beethoven”, revela la artista de 67 años.

El descubrimiento de su talento la llevó a buscar un maestro que la prepara para entrar al Conservatorio de Música, institución a la que llegó cuando aún estaba en la escuela superior. Luego, su madre insistió en que debía estudiar otra disciplina y fue a la Universidad de Puerto Rico (UPR) e hizo un bachillerato en Estudios Hispánicos, al tiempo que seguía tomando clases en el Conservatorio. Terminó el bachillerato en la UPR, pero de nada sirvió porque su vocación musical era lo que dirigía su vida, así que audicionó con representantes del New England Conservatory de Boston que vinieron a Puerto Rico. La aceptaron y se fue a esa institución a estudiar una maestría en Canto.

Debutó en el Festival Casals y de ahí se fue a Argentina, donde audicionó para trabajar en el Teatro Colón, considerado como uno de los mejores cinco espacios de conciertos en el mundo por su acústica y como una de las mejores 10 casas de ópera, según National Geographic. Fue aceptada como empleada regular para cantar como soprano y laboró durante cinco años “haciendo todo tipo de roles”.

Fue allí donde descubrió que no era soprano, sino mezzosoprano, registro musical entre soprano y contraltoen el que se siente más cómoda. “En los últimos años en el Teatro Colón yo decía: ‘yo no soy soprano. No se me está dando como yo quiero’. Y empecé por mi cuenta a cantar en mezzosoprano y cambié”.

Lo hizo a pesar de que una maestra le dijo que eso no podía ser porque lo hacía muy bien como soprano, aunque otro maestro no vio mal su teoría.

Hizo el cambio completamente cuando se mudó a España y luego a Alemania, donde tuvo una exitosa carrera como solista en el teatro de la ciudad de Würzburg, en la región de Bavaria.

En Alemania hice los roles más importantes de las mezzosopranos. Viví allí como nueve años”, período en el que aprendió a hablar alemán.

A pesar de que era empleada del teatro y que contaba con beneficios marginales, pues el gobierno alemán financia los teatros, solicitó trabajo en el Conservatorio de Música cuanto se presentó la oportunidad porque la industria musical es inestable. “Es una profesión en la que estás luchando todo el tiempo. Todas las grandes estrellas ya son famosas y han debutado en los grandes teatros a los 30 años. Si no eres estrella puedes vivir del arte, pero tienes que hacer audiciones y tienes una inestabilidad”, afirma la profesora universitaria, quien ha grabado cinco discos.

El Conservatorio

Audicionó para la plaza que quedó vacante luego de la muerte de María Esther Robles y desde 1994 ha sido, primero profesora, y luego directora del Departamento de Canto del Conservatorio, única institución universitaria que ofrece un bachillerato en Música con concentración en diversas áreas, así como maestría y diploma en Música.

Como parte de sus funciones en el Conservatorio, Ilca también dirige el Taller de Ópera, que al final de cada año académico monta y presenta una pieza a pesar de lo complicado que puede ser.

“La ópera es el arte más caro por los intérpretes, la escenografía, el vestuario, la música. Nosotros tenemos el respaldo de Teatro de la Ópera. Si no fuera por ellos, el Taller de Ópera, no sé qué estuviera haciendo porque montar una ópera cuesta mucho dinero. Y eso, que no tenemos que pagar a los cantantes y los músicos porque son nuestros estudiantes”, destaca la también autora del libro que se utiliza en la clase de dicción.

Ilca explica que esa particularidad limita la cantidad de obras que se pueden presentar, y reconoce que es un grupo limitado el que disfruta de ese género, asunto que también está influenciado por la poca educación musical que ofrece nuestro sistema educativo en los niveles primarios. Eso no evita, sin embargo, que algunos de sus mejores estudiantes lleguen a reconocidos teatros europeos y americanos.

“Hay estudiantes fabulosos. Ricardo Lugo está en el Metropolitan Opera de Nueva York, otra en la Ópera de Chicago, hay algunos en Europa y hay otros trabajando como profesores en universidades de Estados Unidos. Tengo muchos estudiantes con doctorado ycon maestría. La mayor parte se ha quedado afuera”, dice con orgullo.

Algunos de esos, revela, son sus “hijos musicales”, a los que aconseja y trata de guiar más allá del salón de clases.

“Un maestro de instrumento o canto ofrece clases individuales, así que tú tienes contacto directo con esa persona y muchos se convierten en tus hijos musicales. Yo tengo una retahíla de hijos”, declara la vivaracha profesora, que minutos más tarde confiesa, que en esta etapa de su vida lo que quiere es salud para seguir enseñando.

“¿Quién se retira ahora a los 67 años?”, pregunta en forma retórica sobre sus expectativas laborales.


💬Ver 0 comentarios