El secretario de Educación (DE) Eligio Hernández Pérez anunció que la agencia enviará suministro de artículos higiénicos a los planteles, aunque no indicó con exactitud cuándo esos artículos llegarán a todas las escuelas. (GFR Media)

En momentos en que han sido identificados cinco casos sospechosos de la nueva cepa del coronavirus COVID-19, el secretario de Educación (DE), Eligio Hernández Pérez, anunció hoy que esa agencia enviará suministros de artículos higiénicos a los planteles, pero no precisó cuándo estarán disponibles en todas las escuelas.

El sistema de educación pública, que todavía no ha retornado a la normalidad luego de los terremotos de enero, ahora añade a las medidas extraordinarias los protocolos correspondientes ante la amenaza que representa el COVID-19, declarado hoy como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“El Departamento de Educación ha hecho una adquisición, al igual que se hizo (durante la pandemia de la influenza A) H1N1, para los materiales que son necesarios, como jabón antibacterial y hand sanitizer”, indicó Hernández Pérez durante una conferencia de prensa.

Respecto a las escuelas que están ofreciendo clases bajo carpas, el secretario indicó que las medidas preventivas tienen que ser “un poquito más agresivas”. “Tenemos que hacer un esfuerzo adicional por que los lavamanos son portátiles. (Tenemos que asegurar) que haya suficiente agua, que haya suficiente jabón antibacterial, y son las primeras áreas que van a estar recibiendo todos estos materiales de limpieza y desinfección”.

Los contratos que la agencia ha establecido para el alquiler de carpas y baños portátiles incluyen el mantenimiento de las instalaciones sanitarias, destacó el funcionario.

Mientras tanto, las escuelas alrededor de la isla han comenzado a aplicar los protocolos de prevención con los artículos que ya tienen disponibles, ya sea por que los haya adquirido el propio plantel y los donados por la comunidad escolar.

Tal es el caso de la Escuela Especializada Central de Artes Visuales, en Santurce, en donde, por ejemplo, se impartieron instrucciones para desinfectar con toallas húmedas cada pupitre luego de cada clase, cuando los alumnos cambian de salón.

“Algunos maestros tienen (desinfectantes) en el salón, la escuela está proveyendo, y algunos padres han donado, pero nada en particular que el Departamento haya enviado”, explicó Maribella Maldonado, representante de los padres en el Consejo Escolar del plantel.

La madre de una alumna de undécimo grado indicó que la comunidad de padres ha estado atenta a los avances de la situación en la isla, y ha alertado a sus hijos sobre las medidas de higiene y prevención, además de la necesidad de estar alertas a los síntomas de compañeros y notificar a un maestro o personal de enfermería del plantel si alguno requiere atención.

“Por lo pronto, los padres nos hemos puesto a la tarea de decirle a nuestros hijos que hay que mantener un alto nivel de higiene”, subrayó.

Una maestra de una escuela pública en la región norte que prefirió no ser identificada indicó que los docentes recibieron ayer la carta circular que envió el DE con detalles sobre las medidas que deben tomar para prevenir o actuar ante la sospecha de algún caso.

“(La carta) indica que van a enviar desinfectante de manos, jabón, pero no han llegado (los artículos al plantel)”, indicó la maestra, al tiempo que sostuvo que los alumnos hacen preguntas en relación con el coronavirus. La escuela recibe estudiantes de nivel preescolar hasta quinto grado.

“Los estudiantes preguntan qué es, si hay (casos) en Puerto Rico, porque escuchan las noticias. Se les dice que, al momento, son solamente sospechas, pero que un caso como tal, no se ha dicho”, relató.

La maestra dijo, además, que el personal docente está atento a los estudiantes y respondiendo las interrogantes, informándoles que, ante cualquier eventualidad, estarán seguros y se les indicaría qué hacer.

“Tenemos un poquito de ansiedad, estamos alerta”, expresó.

La situación no es distinta en las escuelas privadas

A la crisis por el coronavirus, se suma la incidencia de casos de micoplasma e influenza en las escuelas y colegios privados, justo en las semanas en que, por lo general, se registra la mayor cantidad de diagnósticos en la temporada.

En el caso del Colegio San Rafael, en Quebradillas, la dirección del plantel determinó esta semana cerrar por tres días el área de los niveles intermedio y superior de la institución, luego que se alcanzara un 5% de la población estudiantil con influenza.

“El protocolo de casos de influenza del colegio San Rafael de Quebradillas, al igual que el del Departamento de Educación, establece el cierre de la institución cuando se reportan casos de influenza en el 10% de la población educativa”, explicó el licenciado Antonio Pérez, director de Colegios Diocesanos de Arecibo, en declaraciones a El Nuevo Día.

Pérez destacó que el Colegio decidió ser más riguroso que lo que indica el protocolo para desinfectar profundamente las áreas como medida preventiva debido a la amenaza del coronavirus a nivel global.

Este medio solicitó una entrevista a la Asociación de Escuelas Privadas, pero al momento de esta edición la petición no había sido respondida. Según cifras de la propia Asociación, la matrícula en escuelas privadas ascendió a 121,089 en el 2019.

Por su parte, Maldonado, quien también es madre de una estudiante de noveno grado en una escuela privada, indicó que la situación que enfrentan los padres en esos planteles no ha sido distinta a la experimentada en las públicas.

En su caso, sostuvo que el Centro de Desarrollo Integral (CeDIn), que es la Escuela Laboratorio del Recinto Metro de la Universidad Interamericana, aún no ha informado a los padres sobre los protocolos de acción ante posibles casos de coronavirus, y los prometió hace una semana.

“Todavía lo estamos esperando”, afirmó la madre. Dicha escuela recibe estudiantes desde nivel preescolar hasta duodécimo grado, pero los estudiantes de escuela superior asisten a clases en el recinto universitario.

Sostuvo que hasta el momento el plantel se ha limitado a alertar sobre la higiene. “Las escuelas privadas están tan a ciegas con el asunto como las públicas”, manifestó.

Maldonado aseguró que se ha enterado por su hija de que hay salones que han tenido que ser cerrados debido a casos de influenza y micoplasma, y que la escuela ha informado sobre “un alto número de casos de estudiantes” con esos virus.

Posterior a esta publicación durante la tarde, la Universidad publicó su protocolo para afrontar el COVID-19 en todo el sistema educativo.

El documento establece el equipo de respuesta que atenderá esta emergencia a nivel sistémico y define sus deberes y responsabilidades, explicó la institución en un comunicado. De igual manera, detalla las medidas preventivas que deberán tomar los empleados no docentes, la facultad y los estudiantes e incluye el proceso de intervención y de mitigación de identificarse casos del virus en los integrantes de la comunidad universitaria.

El protocolo establece que los estudiantes universitarios que tengan que ausentarse por sospecha, síntomas o contagio del COVID-19 deberán informarlo al Decanato de Estudiantes de su unidad académica para que le brinden alternativas que le permitan continuar participando en los cursos mediante el uso diversas herramientas tecnológicas disponibles de educación en línea.


💬Ver 0 comentarios